Comparte esto:

Durante años, las señales de la caída de Tavistock-GIDS se han escondido a plena vista, a medida que ha ido surgiendo la imagen de sus médicos repartiendo fármacos nocivos a los jóvenes confundidos con el género como si fueran caramelos. Al mismo tiempo, las respuestas genéricas de Tavistock como reacción a cada nueva crisis contenían una pista más sutil sobre la disfunción endémica arraigada en la clínica.

“Reflexivo” es una autodescripción que surge repetidamente. En respuesta a los informes críticos de Newsnight en 2019, el Servicio de Desarrollo de Identidad de Género de la clínica insistió en que era «un servicio reflexivo y seguro». Cuando Keira Bell y otros llevaron su caso al Tribunal Superior un año después, argumentando que los menores de 16 años no podían dar su consentimiento informado a los bloqueadores de la pubertad, un portavoz de GIDS respondió obstinadamente que el suyo era “un servicio seguro y reflexivo ”. Y cuando la Comisión de Calidad de la Atención Médica calificó el servicio como “ inadecuado”, la siguiente declaración de Tavistock comenzó a la defensiva: “Lo primero que hay que decir es que GIDS tiene un largo historial de atención reflexiva y de alta calidad.”

Junto con esta insistencia maníaca en la reflexión, también ha habido una marcada tendencia a dedicarse a hacer alegatos especiales sobre la posición cultural especialmente difícil y muy cuestionada que ocupa el Servicio de Identidad de Género (GIDS). Por ejemplo, en respuesta al informe condenatorio de la CQC (el regulador independiente de salud y asistencia social en Inglaterra), el director general Paul Jenkins respondió que el GIDS «se ha encontrado en medio de un campo de batalla cultural y político«. Y ante la noticia del cierre la semana pasada, un portavoz comentó, con el aire de alguien que suspira con fuerza: «Durante los dos últimos años, nuestro personal… ha trabajado incansablemente y bajo un intenso escrutinio en un clima difícil».

Presumiblemente, lo que realmente quieren decir con esto es que, como ahora se sabe, durante varios años GIDS ha estado atrapado entre las críticas de quienes discuten la noción de «infancia trans» y las demandas de chantaje emocional de organizaciones transactivistas como Mermaids (Sirenas) y GIRES, que hablan constantemente sobre el riesgo de suicidio y presionan fuertemente para lograr actitudes aún más relajadas para medicalizar a los niños.

Ex empleados como Susan Evans han informado sobre la influencia histórica de Mermaids y GIRES en los gerentes del servicio, a pesar de su falta de experiencia médica formal y de responder a intereses claramente creados.

Ahora bien, se podría pensar que el trabajo de un proveedor de asistencia sanitaria -y especialmente de uno que dispensa medicamentos a los niños- es tratar de apartarse de los furores actuales, de las tendencias sociales y de la presión de los activistas políticos, y limitarse a proporcionar una medicina basada en la evidencia de acuerdo con la metodología de referencia disponible en ese momento. Y también se puede pensar que, aunque ser reflexivo está muy bien en un proveedor de servicios médicos, no se quiere precisamente que emule a Hamlet. Pero aplicar estos estándares médicos terrenales a la GIDS es no reconocer algunas de las influencias específicas y recurrentes en el servicio que han conducido al desastre que vemos ahora.

Una parte crucial pero subestimada de la historia es el fuerte énfasis de la clínica en el psicoanálisis y los enfoques psicodinámicos de la salud mental. El fundador de Tavistock, Hugh Crichton-Miller, fue influenciado explícitamente por Freud y Jung . Y cuando Domenico Di Ceglie fundó el Servicio de Identidad de Género para niños en 1989, más tarde comisionado a nivel nacional como el único proveedor del NHS inglés, él también estuvo fuertemente influenciado por los métodos psicoanalíticos.

En un artículo de 2018 en el que describe su proceso, Di Ceglie cita con aprobación una perspectiva junguiana: «la psique habla en metáforas, en analogías, en imágenes, ese es su lenguaje primario, así que ¿por qué hablar de otra manera? Debemos escribir de forma que evoque la base poética de la mente… es una sensibilidad al lenguaje».

Continúa describiendo algunas de las metáforas e imágenes que ha encontrado útiles para intentar ayudar a los jóvenes pacientes disfóricos a entender su propia experiencia: la metáfora de ser «un extraño en el propio cuerpo», por ejemplo, o la imagen de navegar entre el binario de los monstruos marinos Escila y Caribdis de La Odisea. A lo largo de los escritos publicados por Di Ceglie, se hace hincapié en la cocreación de significados con los jóvenes pacientes en ausencia de cualquier certeza empírica sobre quién es «realmente» el paciente.

Este enfoque intelectual sobre la fluidez y la construcción de significados, y sobre el poder de la narrativa para crear personalidades más estables, también está muy presente en el trabajo publicado de Bernadette Wren, jefa de psicología durante 25 años en lo que los iniciados denominan torpemente el «Tavi». Según su propia descripción, estuvo «profundamente involucrada» con el equipo del GIDS durante gran parte de ese tiempo. Además del psicoanálisis, añade la filosofía postestructuralista a sus influencias formativas, citando a figuras como Richard Rorty y Michel Foucault como importantes en su pensamiento.

Fiel al relativismo de estos filósofos, en la visión intelectual de Wren no hay verdades objetivas, sino sólo una serie de narraciones subjetivas. Escribe: «Si la idea de vivir en la era posmoderna significa algo, es que en toda nuestra actividad conjunta estamos en el empeño de crear significado». Continúa: «En nuestra época, es difícil ver cualquier conocimiento o comprensión como ‘espejo’ de la naturaleza, o ‘espejo’ de la realidad».

Y concluye: «Hay una implicación aquí para nuestro trabajo en las clínicas de identidad de género: que estamos en el empeño de ayudar activamente a construir la idea y la comprensión de lo transgénero, y por esto debemos aceptar la responsabilidad».

En otras palabras, las nociones binarias ordinarias de verdad y falsedad, o de descubrir lo que está bien y lo que está mal, son inaplicables cuando se trata del tratamiento de los jóvenes con disforia de género, porque no hay hechos fijos previos sobre la identidad, la verdad o la moralidad que descubrir. Todo el significado está en juego.

Con este trasfondo intelectual, la fanfarronada del Tavistock de ser un servicio reflexivo al abrigo de la tormenta de nuestras actuales guerras culturales empieza a tener más sentido. Al menos históricamente, los médicos de alto nivel del Tavistock nunca han creído que haya nada más que ciertas formas de pensamiento limitadas por el contexto, flotando en un vacío posmoderno. Han asumido que el significado se construye, no se encuentra. Han negado que exista un conocimiento cierto o atemporal, sino sólo dinámicas culturales específicas para navegar en el aquí y ahora. Con este planteamiento, ¿qué otra cosa se puede hacer sino ser «reflexivo»?

Pero la postura relativista general de los médicos de alto nivel se volvió increíblemente peligrosa para los pacientes por la presencia de un factor adicional en la mezcla terapéutica, que se encuentra de forma un tanto anómala entre los objetivos fundacionales declarados por Di Ceglie para el Servicio de Identidad de Género

Junto a los objetivos psicodinámicos habituales, como «mejorar las dificultades conductuales, emocionales y de relación asociadas», «permitir que se produzcan procesos de duelo», «permitir la formación de símbolos y el pensamiento simbólico» y «mantener la esperanza», también encontramos: «fomentar la exploración de la relación mente-cuerpo promoviendo una estrecha colaboración entre profesionales de diferentes especialidades, incluida la endocrinología pediátrica».

No sé ustedes, pero cuando leo esto, los pájaros -o más bien las sirenas, quizás- dejan de cantar. Porque es en este punto donde queda claro para el lector perspicaz que estas personas piensan que es un objetivo razonable alterar el tejido corporal sano de un niño para acomodar una mente que, según admiten, está en constante desarrollo.

Es cierto que no creen que la medicalización sea inevitable para cada niño en particular, y también es cierto que admiten mucha incertidumbre y limitaciones. Pero aun así, esta opción está sobre la mesa en el GIDS, por cortesía de los amables colegas endocrinólogos y sus inyecciones. (Aún más sorprendente, la académica Heather Brunskell-Evans ha documentado cómo Mermaids y GIRES ayudaron a poner esta opción sobre la mesa en el GIDS en primer lugar).

Y lo que es peor, con la aparición de una opción medicalizada, parece que los gestores no han reconocido realmente que su presencia sitúa el cometido del servicio sobre una base totalmente nueva, que requiere absolutamente unos criterios estrictos de verdad y falsedad, y una creencia totalmente antigua en la existencia de normas previas de lo correcto y lo incorrecto.

Hablar con los menores sobre sus problemas de identidad y crear un significado con ellos puede ser un arte, pero darles análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRHa) sigue siendo una ciencia, o al menos debería serlo.

Durante el experimento de GIDS en la administración de estos medicamentos sin homologación, ya surgían dudas sobre la mala calidad de las evidencias y sobre los efectos potencialmente negativos de GnRHa en la maduración del cerebro, la densidad ósea, los riñones, la altura, la función sexual y la formación de genitales maduros.

Sin embargo, la hoja de información para el paciente que los médicos ofrecieron a los pacientes y sus padres minimizó los riesgos entonces sospechados. Y aunque el proceso fue ampliamente publicitado como una «pausa» inofensiva en la pubertad, de los 44 niños iniciales en su cohorte inicial para el tratamiento, casi todos pasaron a hormonas de sexo cruzado, lo que plantea la pregunta de qué hizo que este tratamiento fuera una pausa significativa para la reflexión en cualquier sentido real. En 2017, el Mail on Sunday informaba que se había recetado GnRHa a 800 adolescentes menores de 18 años, incluidos 230 niños menores de 14 años y algunos de hasta 10 años.

Al igual que con el método de Di Ceglie, hay muchos eufemismos en torno a discutir qué sucede con los niños y adolescentes que cuestionan el género una vez que los adultos los inician en una ruta medicalizada como esta. Ya se trate de metáforas de extraños en sus propios cuerpos, héroes que navegan entre monstruos marinos, sirenas o mariposas, el resultado queda agradablemente lejano y algo etéreo. Así que tal vez valga la pena explicar algunas cosas.

Considere lo siguiente: durante más de una década, y por beneficios altamente inciertos, un servicio del NHS parece haber estado potencialmente «esterilizando» a una cohorte de menores dominada por niñas y niños homosexuales y autistas, dejando a algunos incapaces de experimentar nunca un orgasmo.

Los ha expuesto a todos a un mayor riesgo de otros efectos físicos irrevocables (solo este mes, por ejemplo, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. agregó «pérdida de visión» a los posibles efectos secundarios de GnRHa). Y aparentemente ha hecho que sea muy probable que cada uno termine tomando hormonas del sexo opuesto en la edad adulta joven, moviéndose hacia un cambio permanente en sus características sexuales y la pérdida quirúrgica de partes del cuerpo.

Cuando busquemos una metáfora homérica adecuada para los médicos de GIDS y sus asociados endocrinólogos, probablemente deberíamos pensar en sirenas, que atraen a los jóvenes marineros que pasan con canciones tentadoras hacia su ruina en las rocas. Quizás las sirenas se hayan calmado un poco ahora, gracias a la Dra. Hillary Cass y su informe [que ha provocado el cierre de la clínica de género]. Desafortunadamente, sin embargo, todavía hay sirenas por ahí. Con un poco de suerte y viento a favor, el cierre de GIDS eventualmente significará el final de ellos también.

*Kathleen Stock, fue profesora de filosofía en la Universidad de Sussex, que abandonó por el acoso violento del transactivismo organizado.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad