Comparte esto:

Transactivistas interrumpen con amenazas los testimonios de destransicionadoras en una audiencia de la Junta Médica de Florida 

Jóvenes que recurrieron a hormonación o a cirugía para cambiar sus características sexuales, y que más tarde se arrepintieron de sus procedimientos y trataron de revertirlos, están denunciando el empeoramiento del acoso por parte de la comunidad trans de la que se han alejado. Los y las «destransicionadoras», como se las conoce, hablan de odio online, doxxing, acoso y amenazas de muerte después de que tomaron la dura decisión de abandonar lo que describen como grupos trans «similares a sectas».

Las tensiones entre transactivistas y quienes destransicionan se dispararon este mes en una audiencia de la Junta Médica de Florida, a raíz de la cual se tomó la decisión de restringir las intervenciones de cambio de sexo para menores. Se lanzaron insultos y se publicaron amenazas de bomba en Internet.

Los transactivistas les chillaron en las audiencias, les gritaron «intolerantes» y «vergüenza para todos vosotros», y prometieron exponer a los miembros de la Junta, publicando online sus números de teléfono privados y otros detalles.

Hay mucho en juego. Los transactivistas se enfrentan a la discriminación y muchos se creen en una lucha por los derechos civiles a vida o muerte. Al ponerse en contra de ese estilo de vida y denunciar los bloqueadores de la pubertad en menores, los y las destransicionadoras socavan su causa.

Las personas trans rechazan a quienes detransicionan por «invalidar su narrativa», sostiene Cattinson, una detransicionadora del norte de California.

He visto cómo el nivel de odio ha aumentado hasta el punto de que cada vez que un nuevo destransicionador comparte su historia en Internet, es acosado por miles de transactivistas, intimidado, ridiculizado y, por supuesto, amenazado de muerte», añadió Cattinson.

«Cada vez que un destransicionador o destransicionadora accede a una plataforma pública, la nueva moda es llamarnos mentirosos y estafadores y tratar de invalidar todo lo que decimos».

Cattinson, de 30 años, cantante y música, es una mujer pero se autoidentificó como hombre desde los 13 años. Tomaba testosterona, se hacía llamar Tony y planeaba operarse para extirparse los pechos.

Pero los fármacos empezaron a afectar negativamente a su corazón, e hicieron más grave su apreciada voz de cantante. En 2020 decidió suspender las inyecciones y comenzar su destransición para volver a ser mujer.

Ella forma parte del grupo de personas en proceso de destransición que se dirigió a la audiencia de la Junta Médica de Florida, que el 4 de noviembre votó a favor de prohibir a los médicos del Estado recetar bloqueadores de la pubertad y hormonas, o realizar cirugías, hasta que los pacientes «trans» tengan 18 años.

Los políticos republicanos de Tennessee, Oklahoma, Texas y Oklahoma han tomado medidas para restringir este tipo de tratamientos en niños y niñas, pero la decisión de Florida ha sido la primera vez que una junta médica de EE.UU., aunque alineada con el gobernador Ron DeSantis, ha impuesto límites.

Un portavoz de la Junta explicó que tuvieron que traer agentes de la ley adicionales y contratar una empresa de seguridad privada para las polémicas comparecencias, ya que varios usuarios de las redes sociales amenazaron con «enviar bombas de tubo» al panel de 14 miembros.

“Teníamos muchos motivos para estar preocupados», declaró el portavoz a DailyMail.com.

‘No fue sólo esta última reunión. Han sido todas las reuniones que hemos celebrado sobre este tema’.

Muchos médicos, especialistas en salud mental y grupos médicos sostienen que estos tratamientos para los jóvenes trans son seguros y beneficiosos, y algunos afirman que son necesarios para prevenir el suicidio entre estos adolescentes, aunque faltan investigaciones rigurosas a largo plazo.

Es difícil encontrar datos definitivos. Según el Pew Research Center, un 5,1% de los adultos menores de 30 años se declaran hoy «trans» o «no binarios». Según varias estimaciones, entre el 8 y el 13 por ciento de ellos destransicionan.

Un grupo de Reddit llamado «detrans» cuenta con 41.500 miembros que comparten sus experiencias sobre médicos dudosos, estigmatización y otros problemas, entre los que se encuentran los cada vez más «odiosos y furiosos» mensajes online en los foros de trans.

Cattinson afirma que el creciente número de personas que se desprenden de su condición de trans ha cambiado el relato.

«Estamos en un momento realmente crítico en el que tenemos la oportunidad de evitar que los niños y las niñas tomen decisiones irreversibles de las que se arrepentirán», añadió.

La concienciación pública nos ha ayudado a llegar a este punto de inflexión, en el que la gente se está dando cuenta de lo que está pasando y está de acuerdo con nosotros, los detransicionadores».

Un destransicionador que se hace llamar Shape Shifter también habló en Florida. Este joven de 32 años de Massachusetts dice que le «lavaron el cerebro» para que creyera que era una mujer y se sometió a una operación de pecho, una extirpación de pene y la creación de una «neovagina».

Pronto se arrepintió de los procedimientos, que le provocaron una fístula y otras consecuencias devastadoras. Dice que se dio cuenta de que simplemente era un hombre gay al que le gustaba mostrar su lado femenino, y empezó a destransicionar.

Declaró a DailyMail.com que todavía estaba «en estado de shock» por el odio que experimentó en Florida, donde los transactivistas le llamaron «nazi», «fascista» y lacayo de DeSantis que estaba allanando el camino para el «genocidio de niños trans».

Yo ya soy una persona con mucha ansiedad de por sí, y esto me está haciendo sentir muy mal», dijo Shape Shifter, que mantiene su nombre real en secreto por razones profesionales.

Si alguien viene a mi casa, no sé si podré defenderme, y lo que quiero ahora es ir a comprarme un arma y aprender a disparar, para poder defenderme. Esto es ridículo».

Vera Lindner aborda esta cuestión en un documental, que se estrenará próximamente, Affirmation Generation, en el que presenta el perfil de seis personas que se han visto obligadas a abandonar el país tras lo que ella denomina un «experimento médico incontrolado llevado a cabo a costa de jóvenes vulnerables».

Según Lindner, Planned Parenthood, las empresas farmacéuticas y otros patrocinadores del movimiento trans «han invertido millones en la propagación de esta ideología», lo que hace que los «experimentos fallidos -los de destransición- sean extremadamente inconvenientes para ellos».

Aunque las cuestiones relativas a lo trans han cobrado especial importancia en EE.UU. y a menudo protagonizan feroces disputas en la «guerra cultural» entre liberales y conservadores, también avivan divisiones en Europa.

Sinéad Watson, de Escocia, comenzó su transición médica de mujer a hombre en 2015, a los 24 años, pero a los tres años se arrepintió de su mastectomía completa y de otros procedimientos. Dejó de tomar testosterona en 2019 mientras detransicionaba.

Esta semana contó a sus 45.000 seguidores de Twitter cómo sus declaraciones públicas sobre la reversión a mujer fueron recibidas con afirmaciones de que era una ‘mentirosa, falsa, chantajista y (lo más gracioso de todo) un saco cristiano de derechas’.

«Me han enviado amenazas de violación y de muerte», publicó.

«Me llamaron «monstruo horrible». Cientos de cuentas con perfiles de anime y furry me dijeron que era una pena que mi último intento de suicidio hubiera fracasado. Que merecía sufrir».

Otra de las detransicionadoras, Camille Kiefel, de 32 años, de Oregón, también habló en Tallahassee sobre su arrepentimiento por su doble mastectomía. Describe la aglomeración de transactivistas a su alrededor como una «táctica de intimidación desconcertante» cuando abandonó las sesiones de una hora de duración.

«Querían dejar claro que no éramos bienvenidas», dijo a DailyMail.com.

Recientemente, Kiefel ha iniciado un proceso judicial contra los terapeutas que en 2020 dieron luz verde a su operación de doble mastectomía, diciendo que nunca deberían haber aprobado el procedimiento para una mujer joven con sus problemas de salud mental, cuando había tratamientos alternativos no invasivos.

Lo califica de «abominable diagnóstico erróneo» que la dejó «mutilada», sin poder amamantar y con pocas probabilidades de encontrar el amor.

El mundo del transactivismo es «sectario y muy dogmático», dice Kiefel, y «los destrans” desafían ese sistema de creencias». Quieren silenciarla por si su historia tiene «consecuencias negativas para las personas trans», añade.

La mayoría de esto es sólo palabrería, pero hay mucha gente que da miedo ahí fuera», dice. Ser expuesta es preocupante. Hay cosas que estoy haciendo para tratar de mantenerme a mí y a mi familia a salvo. Es preocupante».

Poniendo cifras a la explosión de niños que buscan atención de género

En Estados Unidos se ha producido una explosión en los últimos años del número de menores que se autoidentifican con un sexo diferente al que nacieron. Miles de familias están sopesando opciones de gran repercusión en un campo emergente de la medicina al buscar lo que se llama cuidado de afirmación de género para sus hijos.

En 2021, unos 42.000 niños y adolescentes de todo Estados Unidos recibieron un diagnóstico de disforia de género, casi el triple que en 2017, según los datos que Komodo Health, una empresa tecnológica, recopiló para Reuters. La disforia de género se define como la angustia causada por una discrepancia entre la «identidad de género» de una persona y el sexo con el que ha nacido.

En general, el estudio encontró que al menos 121,882 niños de 6 a 17 años fueron diagnosticados con disforia de género desde 2017 hasta 2021. Reuters encontró tendencias similares cuando solicitó datos a nivel estatal sobre los diagnósticos entre los niños cubiertos por Medicaid, el programa de seguro público para las familias de menores ingresos.

La atención para la afirmación del género abarca una serie de intervenciones. Puede consistir en adoptar el nombre y los pronombres preferidos del niño y dejar que se vista de acuerdo con su identidad de género, lo que se denomina transición social.

Puede incorporar terapia u otras formas de tratamiento psicológico. Y, a partir del inicio de la adolescencia, puede incluir intervenciones médicas como bloqueadores de la pubertad, hormonas y, en algunos casos, cirugía. En todo ello, el objetivo es apoyar y afirmar la identidad de género del menor.

Estos tratamientos médicos no se inician hasta el comienzo de la pubertad, normalmente en torno a los 10 u 11 años.

Pero las familias que optan por la vía médica se aventuran en un terreno incierto, en el que la ciencia aún no se ha puesto al día con la práctica. Aunque el número de clínicas de género que tratan a los niños en EE.UU. ha pasado de cero a más de 100 en los últimos 15 años -y las listas de espera son largas-, las pruebas sólidas sobre la eficacia y las posibles consecuencias a largo plazo de ese tratamiento siguen siendo escasas.

Los bloqueadores de la pubertad y las hormonas sexuales no cuentan con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) para el tratamiento de terapias sobre el sexo en menores. Ningún ensayo clínico ha establecido su seguridad para ese uso no contemplado. Los efectos a largo plazo de estos fármacos sobre la fertilidad y la función sexual siguen sin estar claros.

Y en 2016, la FDA ordenó a los fabricantes de bloqueadores de la pubertad que añadieran una advertencia sobre problemas psiquiátricos en la etiqueta de los fármacos, después de que la agencia recibiera varios informes sobre pensamientos suicidas en menores que los estaban tomando.

En términos más generales, ningún estudio a gran escala ha realizado un seguimiento de las personas que recibieron atención médica relacionada con el género cuando eran niños para determinar cuántos seguían satisfechos con su tratamiento a medida que envejecían y cuántos se arrepentían finalmente de la transición. La misma falta de claridad es válida para el polémico tema de la destransición, cuando un paciente interrumpe o revierte el proceso de transición.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), la agencia gubernamental estadounidense responsable de la investigación médica y de salud pública, declararon a Reuters que «las pruebas son limitadas en cuanto a si estos tratamientos suponen riesgos para la salud a corto o largo plazo para los adolescentes transgénero y de otros «géneros diversos».

La NIH ha financiado un estudio exhaustivo para examinar la salud mental y otros resultados de unos 400 jóvenes trans tratados en cuatro hospitales infantiles estadounidenses. Sin embargo, los resultados a largo plazo están a años vista y no pueden abordar problemas como la fertilidad o el desarrollo cognitivo.

Artículo completo

 

 

 

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad