Comparte esto:

Un grupo de 37 ex nadadoras de la Universidad de Arizona y varias entrenadoras se ha dirigido por carta a la Junta de Gobernadores de la NCAA, que organiza los campeonatos universitarios en EEU, demandando que tomen medidas inmediatas para proteger a las atletas y denunciando el daño irreparable que se está haciendo a la natación al permitir que los varones compitan en las categorías deportivas femeninas.

Este el contenido de la carta:

Estimada Junta de Gobernadores de la NCAA,

¿Tenemos derecho a hablar?

Es difícil expresar la angustia que experimentó la comunidad de natación femenina la semana pasada al ver los campeonatos de natación y buceo de la NCAA de 2022. Por un lado, sentimos que estamos presenciando un daño irreparable a un deporte que ha transformado nuestras propias identidades para bien. Por el otro, nos hemos vuelto a conectar en hermandad después de muchos años ocupadas viviendo nuestras vidas más allá de la orilla del agua.

Estamos agradecidas por las muchas mujeres que se han puesto de pie para hablar públicamente en protesta por sus políticas, incluidas las ex alumnas de natación de UT que escribieron una carta reflexiva a su Director Atlético y nos inspiraron a escribir desde la perspectiva de ex alumnas de la Universidad de Arizona. Hemos recopilado algunos de nuestros propios pensamientos en papel para pedir a los líderes de natación en todos los niveles que tomen medidas inmediatas para proteger a nuestras atletas.

En 2008, al jefe de natación de EE. UU., Chuck Wielgus se le pidió que comentara sobre la «cultura de juego limpio» con respecto a una nadadora que había dado positivo por un agente anabólico prohibido llamado Clenbuterol. Afirmó en ese momento “dentro de la cultura de la natación, si estás haciendo algo que no deberías estar haciendo, queremos señalarte y sacarte del deporte…”. Según el sitio web de la USADA, el Clenbuterol está prohibido en el deporte porque “promueve el crecimiento muscular a través de sus propiedades anabólicas”. La Clínica Mayo informa que «la principal hormona esteroide anabólica producida por el cuerpo es la testosterona» y que «tiene efectos anabólicos que promueven la construcción muscular». 

En poco más de una década, USA Swimming, la organización de natación líder en el mundo, ha renunciado a su postura firme sobre el juego limpio.

De acuerdo con el Centro de Leyes y Políticas Deportivas de Duke, “hay una brecha de rendimiento promedio de 10 a 12 % entre los hombres de élite y las mujeres de élite” en el deporte. ¿Qué ventaja tiene la testosterona para los hombres específicamente en la natación? Este año, en las 500 m estilo libre, el tiempo estándar de clasificación A masculino es de 4:11,62. El tiempo de calificación estándar A de las mujeres fue de 4:35.76. Esa es una diferencia de 24.14 segundos. Para poner eso en perspectiva, el último nadador masculino estaría dos vueltas completas por delante de su contraparte femenina en este evento. Este ejemplo por sí solo demuestra las ventajas que tiene un nadador biológicamente masculino sobre una mujer. Existen ventajas fisiológicas.

Mirando hacia atrás, a otro momento en la historia de la natación, en 2010 la FINA prohibió el uso de trajes de baño de alto rendimiento tecnológico ya que otorgaban una ventaja competitiva a los nadadores que usaban esos trajes. Este año, en la competencia de natación de curso corto más rápida del mundo, el cuerpo dentro del traje de baño es lo que genera preocupación.

Las decisiones de la NCAA este año esperaban apaciguar a todos al permitir que Lia Thomas compitiera directamente con las mujeres. En cambio, la NCAA les ha fallado a todos. Se colocó un blanco en la espalda de un atleta trans sometiendo a esta persona a una indignación y humillación nacional devastadora. Los puntos solitarios de este nadador para la Universidad de Penn en marzo catapultaron al equipo a un programa de los 20 mejores en el país después de no poder anotar un solo punto el año pasado.

Además, las mujeres atletas que participaban en la competición se vieron obligadas a nadar en una competencia directa desleal, por lo que se eliminó toda la integridad del campeonato.

Este año celebramos el 50 aniversario del Título IX [que protege de la discriminación basada en el sexo]. Desde el nacimiento de la NCAA en 1906 y hasta 1972, las mujeres tuvieron que luchar para ganarse la ley que brindaba igualdad de oportunidades para las mujeres en los deportes. A una persona transgénero de hombre a mujer le tomó un año obtener el título del campeonato nacional de natación femenino. Esto no es igualdad. La clasificación, los títulos, los récords y las becas de las mujeres vuelven a estar repentinamente en peligro. Abrir la puerta para permitir que los hombres adquieran valiosos paquetes de ayuda financiera que cambian la vida y que a menudo se dividen entre varias mujeres por equipo anula la esencia misma de la legislación emblemática que estamos celebrando irónicamente este mismo año.

Los atletas transgénero de mujer a hombre no tienen las mismas oportunidades que sus contrapartes de hombre a mujer. Están en gran desventaja cuando se trata de ganarse un lugar en el equipo debido a las diferencias de fuerza y ​​​​velocidad determinadas por su sexo. Pudimos verlo este año en los 100 estilo libre en el caso de Iszac Henig de Yale, una transmasculina que compite en el campeonato femenino. Este nadador quedó quinto en el evento. El tiempo de Henig de 47.52 le valió al nadador un premio All-American y agregó 13.5 puntos al puntaje del equipo de Yale. Sin embargo, si Henig hubiera optado por nadar en la competencia masculina, con el mismo tiempo no habría podido alcanzar la clasificación A masculino de 41.71 por casi seis segundos…

Había muchas opciones que la NCAA podría haber implementado para crear un entorno justo para las mujeres competidoras. Un atleta trans podría competir en la categoría correspondiente al sexo de nacimiento, como hizo Henig. A nivel de campeonato, hay 10 carriles disponibles en la piscina, mientras que solo 8 nadadores compiten por serie. Por lo tanto, se podría haber agregado una atleta trans a cualquier serie final además de las 16 mujeres que calificaron sin sacar a ninguna de las mujeres merecedoras de la final, como Reka Gyorgy de VT., quien se pronunció sobre la desigualdad a la que fue sometida al quedar excluida de la final [por la participación de Lia Thomas]. Las eliminatorias específicas trans con categorías de premios y puntuación separadas eran otra alternativa. La NCAA podría haber implementado las pautas más estrictas de USA Swimming como mínimo.

En el futuro, podrían organizarse encuentros de natación trans e integrarse en una nueva categoría de competición atlética similar a las plataformas Paralímpica u Olímpica Especial para continuar ampliando el paraguas de la inclusión en el atletismo.

La Junta de Gobernadores de la NCAA está compuesta predominantemente por hombres. De los 65 Directores Atléticos del Power 5, solo 5 son mujeres. En la Universidad de Arizona, nuestra Directora de Atletismo, AD Asociada para la Diversidad y la Defensora de las Mujeres Mayores ha permanecido en silencio sobre este problema que se desarrolla en el transcurso de toda esta temporada. Estas revelaciones y disparidades nos alarman cuando parece que no había urgencia en abordar hábil y educativamente cómo las diferencias físicas y biológicas pueden afectar a las competiciones femeninas. ¿Tenemos voz? Las personas responsables de proteger la natación femenina deberían rectificar rápidamente las pautas.

Estamos ansiosas y dispuestas a discutir directamente con la NCAA los posibles pasos que puede implementar para crear nuevas soluciones para la familia atlética en expansión. Póngase en contacto con nosotras en sus próximos pasos hacia un futuro más justo.

Respetuosamente,

[La carta está firmada por cerca de 40 ex nadadoras, olímpicas, campeonas de la NCAA, entrenadoras…]

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad