“Ley Trans, crónica de un polvorín político”, escribe Pedro Vallín en “La Vanguardia”. Si lo dice La Vanguardia… Los datos del artículo corresponden a un periodismo sin duda bien informado acerca de los entresijos del gobierno. El análisis adolece, sin embargo, de una visión tan sesgada del problema como interesadamente difundida por numerosos medios.

En resumidas cuentas, el relato vendría a ser el siguiente… Tras la llegada de “derechos de nueva generación”, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, un nuevo consenso va abriéndose paso en las sociedades más avanzadas: la aceptación de la “autodeterminación de género”. Si alguien dice sentirse hombre o mujer, a pesar de haber nacido con el sexo opuesto, ¿con qué autoridad podría negársele un reconocimiento a todos los efectos? Organismos internacionales, instituciones, legislaciones, programas de partidos… De modo imparable, el mundo va adhiriendo a esa visión tolerante y abierta. Entonces, ¿toda la Galia es ya romana? ¡No! Un reducto de venerables feministas académicas, amodorradas en sus marchitos laureles, ha puesto de pronto el grito en el cielo, diciendo que alguien pretende “borrar a las mujeres”. ¿A qué privilegios se aferran estas señoras? ¿No estarán acaso movidas por un incontenible sentimiento de odio? Y he aquí que a las feministas socialistas, soliviantadas por tales referentes, les da por oponerse a la Ley Trans, a cuya aprobación se comprometió el PSOE en su pacto de gobierno con Podemos y de la cual hace bandera la formación morada. La veterana Carmen Calvo frente a la moderna Irene Montero. Una escaramuza entre mujeres capaz de poner en peligro la estabilidad del gobierno. Es hora de que los hombres del ejecutivo den un viril puñetazo sobre la mesa y pongan fin a esa lucha en el barro. Ya se sabe: las chicas son guerreras, pero les falta visión estratégica.

Lo malo es que esa reconfortante narrativa es pura intoxicación. Las feministas no se han vuelto locas, ni adolecen de una exagerada susceptibilidad. Las legislaciones inspiradas en el transgenerismo no promueven ningún derecho efectivo, pero amenazan numerosas conquistas democráticas y derechos humanos.

Todos los logros obtenidos por la lucha feminista en pro de la igualdad, se basan en el reconocimiento de toda clase de discriminaciones, violencias e injusticias cometidas sobre ellas en razón de su sexo. Si no es el sexo, sino un sentimiento, lo que define a una mujer, todos esos avances legislativos, todas las políticas públicas de reequilibrio, quedan automáticamente en entredicho, carentes de fundamento.

Vallín nos dice que se ha liado parda en la coalición… aún sin conocer el texto de la ley que se va a proponer. En realidad no es así. Y, unas vez más, las feministas críticas saben de lo que hablan. El borrador inicial de Podemos es conocido desde hace mucho tiempo. Catorce comunidades autónomas han adoptado legislaciones y protocolos trans. El Parlament de Catalunya está a punto de votar una modificación de la Ley de 5/2008 sobre el derecho de las mujeres a erradicar las violencias machistas para incluir en ella a las “mujeres transgénero”. (Señalemos que la ponencia ha rechazado incluir como violencias contra las mujeres la prostitución, la pornografía o la explotación reproductiva, pero ha considerado impostergable sentar el principio de que es mujer quien como tal se “autodetermina”). Incluso la reciente ley de educación incorpora esas nociones en su preámbulo, tras la insistencia en ello de Podemos. […]

Hay mucho en juego como para colar semejantes leyes por la puerta de atrás, sin conocimiento ciudadano de sus graves implicaciones, dando por supuestos consensos y estados de opinión que no son sino el reflejo de una insistente propaganda. Diga lo que diga el pacto de gobierno, hay que parar motores y reflexionar. Empieza a haber suficientes experiencias de las nefastas consecuencias de las leyes transgeneristas en países como Canadá, Inglaterra o Suecia como para escuchar la crítica feminista. Y para eso harán falta agallas, porque las presiones serán tremendas. Quien se atreve a cuestionar las teorías queer es automáticamente acusado de transfobia. Asistimos a una verdadera campaña de intimidación en las redes sociales… y mucho más allá. Una histórica feminista como Lidia Falcón se ve inculpada por “delito de odio”. Escritoras como Lucía Echevarría sufren campañas de acoso y las librerías reciben presiones para que no expongan sus libros. El feminismo crítico afronta una nueva caza de brujas, y no meramente simbólica. […]

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad