Por Mia Hughes.

Archivos filtrados de la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero WPATH revelan negligencias médicas generalizadas que afectan a la infancia y a personas adultas vulnerables. Los miembros de WPATH demuestran una falta de consideración por los resultados a largo plazo de los y las pacientes, pese a ser conscientes de los efectos secundarios debilitantes y potencialmente mortales de las hormonas de sexo cruzado y otros tratamientos.

Comunicado de prensa: JDA Worldwide for Environmental Progress:

En una serie de archivos recientemente filtrados del principal organismo mundial de atención sanitaria a personas transgénero se ha revelado que los médicos que determinan cómo se regula y practica la “medicina de género” en todo el mundo violan sistemáticamente la ética médica y el consentimiento informado. Los archivos, filtrados desde dentro de la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH), han sido publicados hoy por el grupo de reflexión estadounidense Environmental Progress.

La WPATH está considerada como la principal autoridad científica y médica mundial en “medicina de género” y, en las últimas décadas, sus Normas de Atención han conformado la orientación, las políticas y las prácticas de gobiernos, asociaciones médicas, sistemas de salud pública y clínicas privadas de todo el mundo.

Sin embargo, los Archivos de la WPATH revelan que la organización no cumple las normas de la medicina basada en la evidencia, y sus miembros hablan con frecuencia de improvisar tratamientos sobre la marcha. Los miembros son plenamente conscientes de que los y las niñas y adolescentes no pueden comprender las consecuencias vitales de la “atención basada en la afirmación de género” y, en algunos casos, debido a los escasos conocimientos sanitarios, tampoco sus progenitores. 

“Los Archivos de la WPATH demuestran que lo que se denomina ‘medicina de género’ no es ni ciencia ni medicina”, afirma Michael Shellenberger, presidente y fundador de Environmental Progress. “Los experimentos no son aleatorios, doble ciego ni controlados. No es medicina, ya que la primera regla es no hacer daño. Y eso requiere un consentimiento informado”.

Los archivos en bruto se han publicado en un informe titulado Los Archivos de la WPATH: experimentos quirúrgicos y hormonales pseudocientíficos con la infancia, adolescencia y personas adultas vulnerables, un análisis de la periodista Mia Hughes, que sitúa los Archivos WPATH en el contexto de la mejor ciencia disponible sobre el malestar de género. 

Environmental Progress pone todos los archivos a disposición del público al final del informe. Los archivos filtrados incluyen capturas de pantalla de mensajes del foro de mensajería interna de la WPATH, que datan de 2021 a 2024, y un vídeo de una mesa redonda interna. Se han suprimido todos los nombres, salvo los de varios miembros de la WPATH de relevancia pública, como Marci Bowers, ginecólogo y cirujano transidentificado, presidente de la WPATH, y Daniel Metzger, endocrinólogo pediátrico canadiense.

En Los Archivos de la WPATH los miembros demuestran una falta de consideración por los resultados a largo plazo de los y las pacientes, pese a ser conscientes de los efectos secundarios debilitantes y potencialmente mortales de las hormonas de sexo cruzado y otros tratamientos.

Los mensajes de los archivos muestran que, a pacientes con graves problemas de salud mental, como esquizofrenia y trastorno de identidad disociativo y otras vulnerabilidades, como la falta de vivienda, se les permite consentir intervenciones hormonales y quirúrgicas. Los miembros desestiman las preocupaciones sobre estos pacientes y califican los esfuerzos para protegerlos de “control de acceso” innecesario.

Los expedientes aportan pruebas claras de que médicos y terapeutas son conscientes de que están ofreciendo a menores tratamientos que les cambian la vida y que no pueden comprender del todo. Los miembros de la WPATH saben que los bloqueadores de la pubertad, las hormonas y las cirugías causarán infertilidad y otras complicaciones, como cáncer y disfunción del suelo pélvico. Sin embargo, se plantean intervenciones médicas que alterarán la vida de pacientes jóvenes, como una vaginoplastia para un niño de 14 años y hormonas para una niña de 13 años con retraso madurativo. 

Los Archivos de la WPATH también muestran hasta dónde han llegado los experimentos médicos en medicina de género, con debates sobre cirujanos que realizan cirugías de “anulación” y otros procedimientos extremos de modificación corporal para crear tipos de cuerpo que no existen en la naturaleza.  

Un número creciente de profesionales de la medicina y la psiquiatría afirman que la promoción de experimentos quirúrgicos y hormonales pseudocientíficos es un escándalo médico mundial, comparable a los principales incidentes de negligencia médica de la historia, como las lobotomías y las ovariotomías.

Los miembros activistas de la WPATH saben que la llamada ‘atención afirmativa de género’ que prestan puede dar lugar a complicaciones y esterilidad de por vida y que sus pacientes no entienden las implicaciones, como la pérdida de la función sexual y de la capacidad de experimentar el orgasmo”, afirma Shellenberger.

“Estos archivos filtrados muestran pruebas abrumadoras de que los profesionales de la WPATH saben que no están obteniendo el consentimiento de niños, adolescentes y adultos vulnerables, ni de las personas encargadas de su cuidado”.

Environmental Progress ha escrito a todos los miembros de la WPATH mencionados en los archivos, así como a otros miembros cuyos nombres se han suprimido, para confirmar sus comentarios y ofrecerles el derecho de réplica. Dos personas respondieron: una confirmó que los comentarios que se les atribuían eran correctos, y otra no negó sus comentarios, pero refutó la interpretación de Environmental Progress. La mención de la divulgación de Environmental Progress entre los miembros a través del correo electrónico se vio después en forma de comentarios incluidos en el foro de mensajería interna de la WPATH.

Datos de contacto

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad