La mayoría de los investigadores forenses no recogen datos sobre la sexualidad o sobre malestares de género de los suicidas, por tanto, nadie sabe cuántos homosexuales y personas trans mueren por suicidio cada año en Estados Unidos. La ausencia de datos es especialmente relevante ahora, cuando las suposiciones sobre las tasas de suicidio entre los grupos LGBTQ son con frecuencia objeto de debates políticos.

Cory Russo, técnica forense en Utah, está acostumbrada a hacer preguntas a desconocidos en los momentos más atroces de sus vidas. Cuando se presenta en el lugar de un suicidio, un homicidio u otro tipo de muerte inesperada, su trabajo consiste en entrevistar a los dolientes sobre cómo había vivido el fallecido.

¿Qué edad tenían? ¿Cuál era su raza? ¿Tenían trabajo? ¿Habían estado hospitalizados por problemas psiquiátricos? ¿Cómo se habían sentido esa mañana? En los últimos dos años, ha añadido nuevas preguntas a la lista: ¿Cuál era su orientación sexual? ¿Cuál era su «identidad de género»?

La Sra. Russo, que trabaja en la Oficina del Médico Forense de Salt Lake City, es una de los pocos investigadores forenses de todo el país que recopilan estos datos de forma rutinaria, a pesar de que la sexualidad o la «identidad de género» pueden ser relevantes para las circunstancias que rodean la muerte de una persona.

Recordó el reciente suicidio de un joven que murió en la casa de unos ancianos. Durante sus entrevistas, la Sra. Russo se enteró de que el joven llevaba un año viviendo con ellos, desde que su familia le había echado de casa por ser gay. Había luchado contra trastornos emocionales y adicciones.

«Fue desgarrador oírlo», dice Russo, que también es lesbiana y ha perdido a seres queridos por suicidio. «En ese caso, fue muy relevante encajar esa pieza».

Los estudios sobre las personas LGBTQ.muestran que tienen altas tasas de pensamientos suicidas e intentos de suicidio, factores que aumentan enormemente el riesgo de suicidio.

Pero como la mayoría de los investigadores forenses no recogen datos sobre sexualidad o identidad de género, nadie sabe cuántos homosexuales y personas trans mueren por suicidio cada año en Estados Unidos. Según los investigadores, este vacío de información dificulta la adaptación de los esfuerzos de prevención del suicidio a las necesidades de las personas con mayor riesgo y la medición de la eficacia de los programas.

La ausencia de datos es especialmente relevante ahora, han explicado, cuando las suposiciones sobre las tasas de suicidio entre los grupos LGBTQ son con frecuencia objeto de debates políticos de alto nivel. Algunos activistas LGBTQ han advertido, por ejemplo, de que la prohibición de terapias afirmativas de género a menores trans provocará más suicidios, mientras que algunos legisladores republicanos han afirmado que las muertes por suicidio son poco frecuentes.

Utah, que al igual que muchos estados montañosos tiene una alta tasa de mortalidad por suicidio, ha estado a la vanguardia de los esfuerzos para recopilar esos datos desde 2017, cuando su Legislatura Estatal aprobó una ley que ordena investigaciones detalladas de los suicidios.

Los legisladores estaban «frustrados de que se les pidiera responder a la crisis de suicidios en nuestro estado con una venda en los ojos», dijo Michael Staley, un sociólogo que fue contratado para dirigir el esfuerzo de recopilación de datos en la oficina del médico forense de Utah. «Es un incendio de cinco alarmas».

En los meses posteriores a que investigadores como la Sra. Russo se presenten en el lugar de una muerte, el equipo de seis personas del Dr. Staley realiza «autopsias psicológicas», contactando con los familiares de todas las personas del estado que mueren por suicidio o sobredosis de drogas para obtener información detallada sobre la vida de los fallecidos.

Estos datos -que incluyen información sobre las relaciones sexuales y el género, así como sobre la vivienda, la salud mental, los problemas con las drogas y el uso de las redes sociales- pueden utilizarse para ayudar a comprender la compleja serie de factores que contribuyen a que las personas decidan poner fin a sus vidas, explicó el Dr. Staley. El Dr. Staley tiene previsto publicar un informe a finales de este año en el que se describirán las entrevistas realizadas a las familias de las personas fallecidas por suicidio en Utah en los últimos cinco años.

En el caso de los niños y adolescentes que mueren por suicidio, el equipo entrevista no sólo a los padres y tutores, sino también a amigos íntimos. En algunos casos, recuerda el Dr. Staley, los amigos sí conocían las luchas del fallecido con la sexualidad, el género o el consumo de drogas que los padres no sabían.

Estas conversaciones pueden ser sumamente difíciles. John Blosnich, director de una iniciativa de investigación llamada Proyecto de Mortalidad LGBT de la Universidad del Sur de California, ha realizado visitas para observar y formar a los investigadores sobre la importancia de recopilar datos sobre género y sexualidad. Su formación también ayuda a los investigadores a superar la angustia o el estigma que provocan las preguntas de los amigos y familiares del fallecido.

«Hablan con familias conmocionadas, furiosas y a veces catatónicas por la pérdida», explica el Dr. Blosnich.

Hasta ahora, el Dr. Blosnich ha formado a investigadores de Utah, Nevada, Colorado, Nueva York y California, donde una ley estatal de 2021 puso en marcha un programa piloto para recopilar datos sobre orientación sexual e «identidad de género». En un estudio reciente de 114 investigadores en tres estados, el Dr. Blosnich informó de que solo alrededor del 41 por ciento había preguntado directamente sobre la orientación sexual de la persona fallecida, y solo el 25 por ciento había preguntado sobre su identidad de género, antes de pasar por la capacitación.

Los médicos forenses envían informes de homicidios y suicidios a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que se integran en una base de datos de muertes violentas con amplia información demográfica, médica y social, incluidos análisis toxicológicos, diagnósticos de salud mental e incluso historias de dificultades económicas y familiares. Pero un estudio de más de 10.000 suicidios de jóvenes adultos notificados a la base de datos de los C.D.C. reveló que sólo el 20% incluía información sobre la sexualidad o la identidad de género del fallecido.

Otro organismo del departamento de Sanidad, la Oficina del Coordinador Nacional de Tecnología de la Información Sanitaria, está intentando establecer nuevas normas que obliguen a cualquier hospital que reciba dinero federal a preguntar a sus pacientes sobre su sexualidad e identidad de género.

Los investigadores forenses están «limitados por el hecho de que no pueden hacer la pregunta a la persona», dijo John Auerbach, quien trabajó en la estandarización de preguntas sobre sexualidad y género en el C.D.C. de 2021 a 2022. Si los médicos hablaran rutinariamente con sus pacientes sobre sexualidad e identidad de género, esa información también podría ayudar a responder otras preguntas de salud pública, como las relativas al riesgo relativo de cáncer o diabetes en la comunidad LGBTQ, dijo el Dr. Auerbach.

Pero este enfoque tiene sus límites. Puede que los pacientes no se sientan cómodos revelando esa información a sus médicos. Y quienes no interactúan con el sistema sanitario pueden tener un riesgo especialmente alto de suicidio.

Los activistas por los derechos LGBTQ afirman que la obtención de esos datos se había hecho más urgente en los dos últimos años, ya que los estados de todo el país han impuesto restricciones a muchos aspectos de la vida de los homosexuales y trans.

«A falta de datos, es demasiado fácil descartarnos», afirmó Casey Pick, director de leyes y políticas del Proyecto Trevor, una organización sin ánimo de lucro centrada en la prevención del suicidio entre los jóvenes L.G.B.T.Q. que ha presionado a nivel estatal y federal para que se empiecen a recopilar esos datos.

«Lo he oído demasiadas veces: Los legisladores y los testigos públicos en las audiencias sugieren que la comunidad L.G.B.T.Q. está dando voces de alarma sobre el suicidio porque no tenemos estos datos», dijo la Sra. Pick.

También es importante reconocer las incógnitas, dijo el Dr. Staley. Aunque los estudios han informado de una alta tasa de pensamientos suicidas e intentos de suicidio entre lesbianas, gays y personas transgénero, eso no significa necesariamente una alta tasa de suicidios». Señaló que, aunque las mujeres tienen una mayor tasa de intentos de suicidio que los hombres, éstos tienen una tasa mucho mayor de muertes por suicidio, en parte porque tienen más acceso a las armas.

Y el Dr. Staley, que es gay, advirtió contra las narrativas políticas que «normalizan el suicidio como parte de la experiencia queer».

«Yo diría que, en todo caso, esta experiencia vital nos prepara para ser resistentes», afirmó. «Nuestro destino no está sellado. Nuestra historia no está escrita».

NOTA: Las afirmaciones del transactivismo sobre el aumento de suicidios si no se aplican terapias afirmativas a menores autodiagnosticados como trans no están basadas en estudios fiables.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad