La doctora Margaret M McCartney firme defensora de la medicina basada en la evidencia, advierte en the British Medical Journal sobre el potencial dañino de la ideología de la identidad de género. La profesión parece ser incapaz de debatir razonablemente el hecho de que existen importantes incertidumbres sobre la mejor respuesta médica a la disforia de género en los jóvenes, sin que aparezcan acusaciones de transfobia.

Hace unos 30 años me preguntaba en voz alta por qué no habíamos empezado a hacer cribados mamarios antes. ¿No deberíamos detectar antes las enfermedades potencialmente mortales? Luego me puse a leer las pruebas y me di cuenta de que no era tan lista. Aprendí sobre el sesgo del tiempo de espera, la necesidad de grupos de control y el sobrediagnóstico, pero, fundamentalmente, sobre el hecho de que los médicos bien intencionados pueden hacer daño.

Cuando el Dr. Spock recomendó que los niños durmieran boca abajo, para que no se ahogaran con el vómito, lo hizo porque sonaba sensato y quería que los niños no murieran (1). Cuando dijimos a las mujeres embarazadas que evitaran los cacahuetes fue porque pensábamos que así se reduciría la incidencia de alergias potencialmente mortales (2). Cuando administramos fármacos antiarrítmicos de clase 1-C tras un infarto de miocardio fue con la intención de reducir las muertes. (3) Todas estas intervenciones fueron perjudiciales: los bebés tienen más probabilidades de morir si se les duerme en decúbito prono, las mujeres embarazadas que evitan los cacahuetes tienen un mayor riesgo de alergias en sus hijos; el uso rutinario de flecanida tras un infarto de miocardio -pensando que reduciría las arritmias mortales- aumenta, en lugar de disminuir, las muertes.

Defender la medicina basada en la evidencia es lo que deben hacer los médicos: la alternativa es usar cosas que no funcionan. Llevo más de un cuarto de década escribiendo sobre la necesidad de una evidencia de alta calidad en medicina. En este tiempo me he acostumbrado a las críticas, la ira y, a veces, las amenazas legales. Puede resultar molesto, pero también es de esperar. No debemos buscar la popularidad, sino hacer lo correcto. Como se suele decir: Exige pruebas y piensa críticamente. ¿Tiene pruebas suficientes de sus afirmaciones? ¿Cuáles son las incertidumbres? ¿Cuáles son los posibles sesgos y consecuencias imprevistas? ¿Está seguro de que no está haciendo más mal que bien? Esto debería ser rutinario. Esto debería ser normal. Debería ser la medicina normal, la buena.

Y sin embargo, en los últimos años ha ocurrido algo extraño. Los debates racionales sobre la disforia de género se han convertido en algo excepcional. La profesión parece haber sido incapaz de debatir razonablemente el hecho de que existen importantes incertidumbres sobre la mejor respuesta médica a la disforia de género en los jóvenes, sin que poco después aparezcan acusaciones de transfobia.

Las quejas a las universidades sobre los investigadores que han declarado esta falta de pruebas han dado lugar a que se investigue al personal en lugar de apoyarlo para que hable. Los médicos que ofrecen intervenciones pero exageran los beneficios y/o no investigan los posibles daños deberían hacernos reflexionar…  Prometer demasiado o no ser honesto es igual de problemático. Por afirmar que el sexo humano es inmutable y binario -hechos clave para cualquiera que contemple intervenciones médicas- se corre el riesgo de ser acusado de propagar el odio.

Para una profesión con un historial de repetidos fracasos a la hora de investigar suficientemente bien sus bienintencionadas intervenciones, se trata de una respuesta profundamente preocupante. En las décadas que llevo escribiendo, nunca había encontrado tanta resistencia a publicar artículos en los que se afirmara, con respeto y cautela, que creo que tenemos un problema de falta de evidencias.

Creo que la ideología de la identidad género, al chocar con la medicina, tiene mucho potencial para hacer daño. Muchos médicos me dirán, a puerta cerrada, que tienen opiniones similares. La mayoría dirán que no se atreven a hablar, ni siquiera cuando ven en las redes sociales a profesionales de la medicina que ofrecen intervenciones quirúrgicas a jóvenes angustiados como algo rutinario. Les preocupan las quejas, las investigaciones y las acusaciones. Esto es profundamente inquietante. La medicina se enfrenta a menudo a problemas difíciles, y ninguno se soluciona ignorando las pruebas, o la falta de ellas.

1) Bovbjerg ML. Rethinking Dr. Spock. Am J Public Health. 2011 Oct;101(10):1812; author reply 1812-3. doi: 10.2105/AJPH.2011.300336. Epub 2011 Aug 18. PMID: 21852654; PMCID: PMC3222341.

2) Abrams EM, Sicherer SH. Maternal peanut consumption and risk of peanut allergy in childhood. CMAJ. 2018 Jul 9;190(27):E814-E815. doi: 10.1503/cmaj.180563. PMID: 29986856; PMCID: PMC6041250

3) Echt DS, Liebson PR, Mitchell LB, Peters RW, Obias-Manno D, Barker AH, Arensberg D, Baker A, Friedman L, Greene HL, et al. Mortality and morbidity in patients receiving encainide, flecainide, or placebo. The Cardiac Arrhythmia Suppression Trial. N Engl J Med. 1991 Mar 21;324(12):781-8. doi: 10.1056/NEJM199103213241201. PMID: 1900101.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad