Respeta mi sexo si quieres mi X. Si los partidos quieren el voto de las mujeres tendrán que respetar a las mujeres y defender sus derechos basados en el sexo. Es el lema de la  campaña con el que tres organizaciones de mujeres irrumpen en las elecciones locales del próximo mayo en Reino Unido. Maya Forstater explica las razones de esta iniciativa política.

¿Puede una mujer tener pene?

Una pregunta simple, se podría pensar.

Pero no, al parecer, para un nervioso Sir Keir Starmer [líder del Partido Laborista] , que se retorció cuando se le preguntó precisamente esto en una entrevista de radio esta semana:

‘No soy… No creo que podamos llevar a cabo este debate con… No creo que discutir este tema de esta manera ayude a nadie a largo plazo’, tartamudeó el líder laborista. 

Y ciertamente no es el único político que se enreda con estos asuntos. Anneliese Dodds, la ministra en la sombra para la mujer y la igualdad, recientemente tuvo un problema al definir con precisión qué era una mujer (una pista, Anneliese, ¡mírate en el espejo!), antes de llegar a la conclusión de que «depende del contexto».

El canciller Rishi Sunak tampoco pudo decir, en una entrevista reciente, con sus propias palabras qué es una mujer.

Qué preocupante es que los políticos sean hoy demasiado cobardes para responder a esta pregunta tan básica, que son incapaces de definir qué es, al fin y al cabo, la mitad de la población.

¿Y qué sabemos de las opiniones de todos los demás diputados y concejales que representan a las mujeres en este país?

Casi nada, porque muy pocos tienen el coraje de asomar la cabeza por encima del parapeto.

La valentía escasea cuando se trata de defender públicamente a las mujeres, cuando, centímetro a centímetro, nuestros derechos por los que tanto luchamos se erosionan a medida que más hombres biológicos se identifican a sí mismos como mujeres

En una serie de tuits a principios de este mes, JK Rowling, que se ha enfrentado a la ira de activistas trans por sus comentarios sobre el tema, advirtió a los políticos que las mujeres se estaban organizando para defender sus derechos.

Y hoy, en exclusiva en el Daily Mail, puedo revelar que esta advertencia se está haciendo realidad con una nueva fuerza que representa el movimiento de mujeres más importante desde las sufragistas.

Porque las mujeres ya hemos tenido suficiente.

Por eso, tres de los grupos de campaña más grandes del país sobre los derechos de las mujeres, Women Uniting, Sex Matters y Women’s Rights Network (WRN), se están movilizando con una nueva campaña: ‘Respeta mi sexo si quieres mi X’.

Creemos que los políticos deben saber que no pueden esperar nuestra X en la urna si no reconocen y protegen los derechos de las mujeres basados en el sexo

Y queremos que nos ayudes.

Queremos que mujeres y hombres, y de todos los partidos, interroguen a sus políticos, tanto nacionales como locales, sobre su postura sobre los derechos de las mujeres y las cuestiones trans.

¿Sabe cómo responderían sus representantes a la pregunta: ‘¿Puede una mujer tener pene?’ 

Si no lo hace, es hora de hacerles las preguntas que tantos políticos están dando vueltas actualmente, especialmente antes de las elecciones locales clave del 5 de mayo.

Nuestro grupo representa a mujeres de todos los ámbitos de la vida, algunas nunca antes han sido políticamente activas, mientras que otras han estado en política durante décadas, y tienen diferentes puntos de vista sobre algunos temas. Pero lo único en lo que todas estamos de acuerdo es esto: los hombres no pueden ser mujeres. Las mujeres, Sir Keir, no pueden tener penes.

Algunos políticos, como el secretario de justicia en la sombra, David Lammy, han dado a entender que este no es un tema que moleste a la mayoría de la gente, que no es algo que esté afectando a las bases.

 Puedo asegurarle que esto es completamente falso.

He hablado con muchas mujeres (y hombres) profundamente preocupados, que se sienten políticamente a la deriva en el clima actual.

Cualesquiera que sean sus puntos de vista políticos más amplios, me dicen que sienten que los políticos no los están escuchando sobre este tema de vital importancia que está afectando negativamente a todas nuestras vidas.

 De hecho, sé más que la mayoría acerca de cómo hablar sobre esto puede causar un gran costo personal.

En marzo de 2019, perdí mi trabajo como investigadora visitante y experta en impuestos en el grupo de expertos Center for Global Development después de tuitear mi creencia de que las personas no pueden cambiar su sexo biológico.

 Llevé a mis empleadores a los tribunales, solo para perder mi caso original en un tribunal después de que el juez laboral James Tayler dictaminara que mis puntos de vista no estaban protegidos por la ley británica, sino que eran «incompatibles con la dignidad humana y los derechos fundamentales de los demás».

Todavía recuerdo la conmoción y la incredulidad que sentí al leer este juicio condenatorio. Fue inmensamente gratificante cuando, de la nada, JK Rowling tuiteó apoyándome sobre mi caso con el hashtag #IStandWithMaya. Le tengo una enorme gratitud por hablar por mí y por ser tan resuelta desde entonces, por no retroceder incluso cuando su valentía causó estragos en su vida con una campaña de troleo en línea que la llevó a ser ‘cancelada’.

Afortunadamente, gané la apelación de 2021 cuando el juez Choudhury dijo que mis ‘creencias críticas de género’ caían bajo la Ley de Igualdad ya que ‘no buscaban destruir los derechos de las personas trans’.

Además de este proceso, como líder Scout tuve una denuncia en mi contra por plantear inquietudes sobre la política transgénero de los Scouts, que podría significar el fin de los espacios separados, como los dormitorios, para las niñas.

En el proceso, sin darme cuenta llamé a un líder Scout no binario ‘él’ y no ‘elle’.

La organización tardó dos años en disculparse conmigo, pero hoy en día todavía les suceden cosas similares a las mujeres en sus lugares de trabajo, escuelas, universidades y en todos los aspectos de la vida, lo que les impide hablar.

Actualmente, estoy esperando los resultados de una nueva audiencia, pidiendo a un tribunal que dictamine que fui discriminada y perdí mi trabajo debido a mis creencias críticas de género.

Probablemente tendré el resultado en mayo y, si gano, los empleadores tendrán que dejar de adoptar alegremente políticas que equivalgan a discriminación contra personas a las que casualmente etiquetan como intolerantes. Desde entonces, he co-fundado el grupo Sex Matters, que ayuda a las personas a comprender sus derechos y hace campañas en su nombre.

En campaña junto a nosotros hay otros dos grupos que animan a la gente a hacer preguntas durante las elecciones locales.

Muchas mujeres están preocupadas por hablar públicamente porque temen por sus trabajos, pero dos mujeres se están levantando valientemente son Heather Binning, de Women’s Rights Network, y Caroline Ffiske de Women Uniting.

Heather trabajó para el Ministerio de Relaciones Exteriores durante 11 años, antes de comenzar a trabajar como consultora de desarrollo económico. Recientemente enviudada, reunió a varios grupos locales que se convirtieron en la Red de Derechos de la Mujer. En la actualidad, tiene más de 1000 miembros en 60 grupos en todo el Reino Unido.

Caroline, ex economista y consultora de gestión, pasó ocho años como concejala conservadora en Hammersmith y Fulham antes de cofundar Conservatives for Women, junto con otras personas preocupadas por el impacto del debate de género en los derechos de las mujeres.

Trabaja con Women Uniting, un grupo de mujeres preocupadas de todos los partidos políticos.

Quizás se pregunte por qué hemos elegido las próximas elecciones locales de mayo como primera etapa de nuestra campaña.

¿Las elecciones locales no son para asuntos más mundanos, como baches y recolección de basura? Lejos de eso.

Es fácil olvidar cuántos temas están bajo el control de las autoridades locales: desde servicios para personas de un solo sexo, como vestuarios en centros deportivos e instalaciones sanitarias en parques, hasta la orientación brindada a las escuelas sobre educación sexual y cómo responden esas escuelas a los niños que cuestionan el género.

Nuestra campaña, entonces, tene que en gran medida también con problemas locales.

Los servicios locales tocan la vida de todos, y son las autoridades locales las que toman las decisiones que conducen a que se retiren los fondos de los refugios para mujeres y los centros de crisis por violación, por ejemplo, si no abren sus servicios a hombres biológicos que se identifican como mujeres.

Por lo tanto, pedimos a los candidatos y concejales que respeten el derecho de las mujeres a espacios y servicios de un solo sexo, protejan a los niños vulnerables y prioricen el sexo sobre el género en el lenguaje, la ley, la política y la regulación.

Las autoridades locales están bajo una gran presión para ser ‘trans-inclusivas’ en todos sus servicios, pero esto significa que no pueden ofrecer a las mujeres y niñas un entorno seguro y diferenciado cuando más lo necesitan.

Todo este debate también se reduce a una cuestión de confianza.

Si nuestros políticos electos no pueden decir la verdad básica sobre esto, ¿cómo pueden las mujeres confiar en ellos en otras cosas?

Muchos políticos enarbolan alegremente una bandera trans y un estandarte del arcoíris, y repiten lemas como ‘las mujeres trans son mujeres’, cualquier cosa para parecer ‘inclusivos’, pero dedican poco tiempo a garantizar que los servicios sean accesibles para todos, sobre la base de la realidad, no de los eslóganes.

Mi consejo para quienes se presenten a las elecciones es que examinen la Ley de Igualdad, reconozcan el principio de que el sexo biológico es una característica protegida y garanticen que los servicios de un solo sexo estén permitidos en todo tipo de situaciones cotidianas.

Después de todo, este es un tema que afecta directamente al 50 por ciento de la población y afecta todas nuestras vidas a nivel comunitario.

Entonces, cuando los candidatos llamen a la puerta y pregunten: ‘¿Qué le preocupa?’, esta es su oportunidad.

Hágales esas preguntas con las que tantos políticos se han topado.

Explique por qué esto es importante para usted como madre, padre o usuario de los servicios locales o como profesional que siente que no puede hablar en el trabajo.

Luego puedes decidir si darles tu voto o no.

Y si por casualidad no ve a una representante política en persona, puede enviarle un correo electrónico o escribirle utilizando la guía que puede encontrar en nuestro sitio web women-uniting. co.uk/respectmysex .

Los políticos necesitan encontrar su columna vertebral. No pueden seguir tropezándose con preguntas como ‘¿Puede una mujer tener un pene?’

Es necesario que defiendan a las mujeres, en todas partes. 

Artículo original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad