La prensa se ha referido al asesino del español Jorge Martín Carreño como si fuera una mujer. No lo es.

Por Louise Tickle.

La periodista Louise Tickle escribe una carta a The Guardian, denunciando que ese medio narró el asesinato en Londres del español Jorge Martín Carreño en 2021 como si lo hubiera cometido una mujer. En ningún lugar de la noticia se mencionaba que el asesino es un hombre (transgénero).

Soy una reportera premiada y tres veces preseleccionada para el Premio Orwell, especializada en abuso doméstico, homicidio, protección infantil y tribunales de familia. He colaborado con The Guardian durante casi dos décadas y media, pero como resultado de una noticia completamente desalentadora publicada el viernes, no puedo volver a hacerlo hasta que esté segura de que The Guardian puede demostrar que sus reporteros, editores y dirección comprenden lo que constituye un hecho y dejan de engañar a sus lectores.

Queja

El viernes por la tarde leí este artículo online. Me pareció una historia extraordinaria, y aunque soy consciente de la mala información sobre crímenes cometidos por hombres que se escriben como si hubieran sido cometidos por mujeres, no me di cuenta de que se trataba de un asesino masculino. ¿Cómo podría? El titular usaba la palabra «mujer» y en ninguna parte del artículo encontré ninguna referencia a que el asesino fuera transgénero.

Comprendí que no me había saltado la palabra «transgénero», sino que esa palabra no estaba incluida en el artículo. Así que, en lo que a mí respecta (y en lo que respecta a cualquiera de sus otros lectores ese día), una mujer había cometido un asesinato extraordinariamente depravado y por los motivos sexuales de un hombre, después de haber llevado a cabo un acto espantoso de crueldad animal.

Ayer me di cuenta a través de Twitter/X de lo que había pasado y me quedé en shock.

Miré el artículo nuevamente y pude ver que había sido cambiado con respecto a la versión que había leído el día anterior. Ahora entiendo que después de que se hicieron acciones internas, se modificó el título para eliminar la palabra «mujer» y se agregó la palabra «transgénero», en el quinto párrafo hacia abajo (después de las referencias a «mujer» y «ella» en el texto anterior).

Sin embargo, el subtítulo continúa usando el nombre «Scarlet Blake» sin especificar que se trata de un hombre que dice ser mujer (sé por una fuente que no tiene certificado de transición), y la primera línea de la pieza es «Una mujer que se grabó en vivo matando, diseccionando y poniendo en una batidora el cuerpo de un gato antes de atacar brutalmente a un hombre y dejarlo morir ahogado en un río meses después ha sido declarada culpable de asesinato». No es hasta cinco párrafos más abajo donde se utiliza la palabra «transgénero». Mucha gente no leerá hasta ahí, por lo que a los lectores de The Guardian todavía se les aún se les está haciendo creer que una mujer ha cometido este crimen.

Falta de Transparencia. No pude ver ninguna notificación, como es política de Guardian (y cómo sé por las modificaciones/correcciones a mis propios artículos y a los de otros), de que el subtítulo y el texto habían sido cambiados. Por lo tanto, se realizaron cambios materiales, no cambios incidentales (como errores ortográficos o de sintaxis), sin que los lectores hubieran sido informados. Esto no es transparente y no es una práctica habitual. Me pregunto por qué estos cambios no se observaron de manera transparente como es la política habitual. A las 19:18 del domingo mientras escribo esto, todavía no hay ninguna notificación a los lectores sobre los cambios materiales que se realizaron.

Fallos en el juicio y los procesos editoriales. Más importante todavía es que estoy consternada por que esta copia, que presumiblemente fue escrita y en la que ciertamente trabajó el periodista firmando conjuntamente con Press Association, pudiera haberse publicado en esta forma. En su primera versión, el artículo decía que una mujer había sido condenada por un crimen atroz, que es extremadamente raro que una mujer cometa. Esto no fue sólo engañoso. Estaba diametralmente equivocado, y en la medida en que es uno de varios artículos que he leído en The Guardian que afirman que mujeres han cometido crímenes que en realidad fueron perpetrados por hombres, significa que la publicación está engañando activamente a los lectores haciéndoles creer que existe un repentino aumento de mujeres involucradas en delitos violentos, homicidas y de motivación sexual. Es vergonzoso. No hay excusa para ello.

A veces la gente sugiere que la ira que genera este tipo de información objetivamente inexacta es exagerada, performativa, cruel o mezquina. No lo es. Informar lo contrario de la verdad como si fuera un hecho tiene repercusiones extremadamente graves. Aunque hubiera esperado no tener que deletrearlos, es tan impactante para mí que este artículo haya sido publicado en The Guardian que siento que debo hacerlo. La siguiente lista no es exhaustiva:

Los periodistas sólo deben informar sobre hechos y los periódicos sólo deben publicar hechos en sus secciones de noticias. Para ello, los periodistas, editores y directivos de noticias deben ser capaces de reconocer qué es un hecho y cómo distinguir los hechos de las creencias. Si no pueden, este no es trabajo para ellos, ya que engañarán activamente a sus lectores, disminuirán la confianza en los medios y socavarán la capacidad de los periodistas que se esfuerzan por lograr precisión para ser fiables al informar sobre delitos graves y conservar el control.

El registro público es de vital importancia en cualquier sociedad democrática (quizás aún más cuando la democracia y la sociedad están bajo presión). Falsificar el registro público debido a las creencias de ciertas personas es opuesto al papel de una organización de noticias y destructivo para el interés público.

Este tipo de artículos fomenta la percepción errónea de que las mujeres de repente son más agresivas y cada vez más responsables de crímenes violentos perpetrados por hombres. La verdad es lo contrario, y es particularmente irrespetuoso y perturbador que las mujeres sufran niveles impactantes de violencia masculina y agresión sexual para que sean tan descaradamente calumniadas.

– Muchas organizaciones de noticias publicaron la misma historia generada por Press Association: creo, sin embargo, que solo The Guardian no usó la palabra «transgénero» (en la primera versión del artículo), y por lo que pude ver, solo The Guardian usó la palabra «mujer» en su titular original. Si las creencias se presentan como hechos (por ejemplo, la policía en comunicados de prensa, o la Press Association, en textos telegráficos), el trabajo de los periodistas es cuestionar eso e informar sobre los hechos junto con la respuesta recibida a su cuestionamiento, de modo que el público comprenda la realidad de lo que está sucediendo en la sociedad.

Las estadísticas precisas sobre la delincuencia son vitales para el desarrollo de políticas públicas, para el apoyo y la financiación de las víctimas, para la prevención de futuros delitos y la protección de futuras víctimas. Si no podemos informar con precisión sobre el sexo de los perpetradores violentos, entonces el periodismo les ha fallado a las víctimas y les fallará a las víctimas futuras. Cambiar los hechos no sólo es poco ético , sino que tiene la consecuencia en el mundo real de hacer que las evaluaciones de riesgos y las salvaguardias carezcan de sentido.

Los hombres cometen el 90% de todos los homicidios. La violencia contra las mujeres y las niñas es perpetrada abrumadoramente por hombres. La violencia contra hombres, como en el asesinato descrito en este artículo, también es perpetrada abrumadoramente por hombres. Los delitos sexuales contra mujeres y hombres también son perpetrados principalmente por hombres. Es una enorme falta de respeto hacia todas las víctimas de violencia masculina escribir un artículo que describa tan erróneamente al autor de su ataque; en este caso, la persona que acabó con la vida de la víctima. Fue un hombre quien cometió este asesinato. No una mujer.

Twitt de Louise Tickle que contiene esta carta: https://x.com/louisetickle/status/1761854674683023796?s=20

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad