Por James Esses

Childline es un servicio de asesoramiento a jóvenes de hasta 19 años fundado en 1986. James Esses, uno de sus consejeros durante 5 años, denuncia que en la organización la ideología transgenerista ha sustituido a la protección prometida a los menores.

Childline ha actuado como refugio para niños con dificultades durante más de 35 años. En 2006, pasó a formar parte de la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los Niños (NSPCC), para promover su misión de protección infantil.

Sin embargo, en los últimos años, Childline ha elegido la ideología sobre la protección. Lo sé. Yo trabajaba allí.

Fui consejero voluntario en Childline entre 2015 y 2020. En ese tiempo, pasé miles de horas asesorando a niños sobre una gran variedad de problemas. Apoyar el bienestar de los niños fue extremadamente gratificante.

Con el tiempo, empecé a notar un cambio en la forma de presentarse de los niños que venían a hablar conmigo. Cada vez más niños me decían que eran «trans», que se sentían atrapados en el cuerpo equivocado. Además, cada vez eran más jóvenes. 

Algunos de los principios fundamentales de la labor de un consejero incluyen exploración, neutralidad y no entrar en la conversación buscando un resultado predeterminado. Sin embargo, noté que la ideología de la identidad de género se estaba volviendo más frecuente dentro de Childline. Creía que esto violaba la ética terapéutica esencial de la organización benéfica.

Estaba claro que Childline estaba colaborando más estrechamente con Stonewall. La primera vez que me di cuenta de esto fue cuando asistí a un turno y noté que había carteles de Stonewall pegados en toda la sala de consejería. Decía: ‘Algunas personas son trans; Superalo’. Esto inmediatamente me puso en alerta, especialmente dadas las preocupaciones de protección que han surgido con respecto a Stonewall. Ejemplos de esto incluyen la declaración de Stonewall de  que los niños pequeños pueden «reconocer su identidad trans», recomendando el libro Are You a Boy or Are You a Girl  (que sugiere que los niños pueden quedar atrapados en el cuerpo equivocado) para niños de dos años, y promocionando las mastectomías dobles en sus tarjetas navideñas. La directora ejecutiva de Stonewall, Nancy Kelley, incluso ha comparado previamente  las creencias ‘críticas de género’ (que el sexo es binario e inmutable) con el antisemitismo.

Pronto descubrí que Stonewall parecía tener una influencia significativa en la página web de Childline sobre «Identidad de género», un sitio frecuentado por un gran número de jóvenes. Esta página se lee más como propaganda que como una guía orientada al bienestar de los niños.

Childline afirma expresamente que «la identidad de género de algunas personas no coincide con la registrada al nacer». Esto confunde inmediatamente las nociones de «sexo» y «género» y sugiere a los niños vulnerables que es posible nacer en el cuerpo equivocado. Continúa diciendo que la identidad de género no es sólo masculina o femenina. Algunas personas «pueden identificarse como no binarias». Esto contradice la verdad fundamental de que el sexo es binario.

La página web parece más una hoja de ruta hacia la «transición» que un asesoramiento neutral. Por ejemplo, Childline sugiere «cambiar el aspecto o la forma de vestir» y «cambiar el nombre». Incluso recomiendan «usar pronombres diferentes», como «ze y zir» o «zey y zem». Todo ello a pesar de que sabemos que la «transición social» puede provocar cambios irreversibles en el cerebro de los jóvenes. Es preocupante que no se mencione ni una sola vez el hecho de que la disforia de género es un trastorno mental que, para la mayoría de los niños, se resuelve con el tiempo. 

Planteé mis preocupaciones a los altos directivos de la organización en numerosas reuniones e incluso presenté un documento informativo. Supuse que me escucharían, sobre todo teniendo en cuenta las importantes implicaciones para el bienestar de los niños vulnerables. Mis preocupaciones fueron reconocidas pero finalmente ignoradas, sin que se tomara ninguna medida.

Más o menos al mismo tiempo, yo había empezado a hablar públicamente sobre mis preocupaciones en relación con la ideología de la identidad de género y el riesgo de daño a los niños. Desde el principio, Childline trató de limitar mi libertad de expresión exigiéndome que no mencionara el hecho de que era asesor de Childline en ninguna de mis intervenciones.

Cuando les pedí que reconsideraran su postura en aras de la transparencia, me invitaron a una reunión con el director de Childline. En esa reunión me informaron, sin siquiera mantener una conversación, de que mi voluntariado en Childline quedaba rescindido con efecto inmediato y que no debía presentarme a mi siguiente turno. Recurrí la decisión, que fue rápidamente rechazada, a pesar de que se descubrió que se habían producido numerosas infracciones de la política en relación con la forma en que se gestionó inicialmente mi queja.

El hecho de que Childline rescindiera mi contrato tras cinco años de servicio, sin una sola preocupación por los estándares o la ética de mi asesoramiento, me dejó claro que esta decisión se basaba en la ideología.

Esperaba que hubiera personas dentro de la organización, particularmente los supervisores con los que había trabajado tan de cerca a lo largo de los años, que vendrían en mi apoyo. Nunca llegaron.

Desde mi expulsión, parece que la ideología de la identidad de género se ha apoderado aún más de Childline.  

Los consejeros de Childline se han acercado a mí, en confianza, expresando su preocupación de que se los alienta a ‘afirmar’ a los niños que desean ‘transicionar’, en lugar de explorar la causa de su incomodidad.

Incluso me enteré de que hay consejeros de Childline que anuncian sus pronombres cuando hablan con un niño e inmediatamente preguntan por los pronombres del niño. Esta es una imposición de un marco ideológico sobre ese niño y es extremadamente peligroso. 

Además, la controvertida y divisiva bandera del ‘orgullo trans’ ahora cuelga  en la ventana de la sala de consejería en la oficina central de Childline en Londres. No hay lugar para símbolos ideológicos como este en lo que pretende ser un servicio neutral e imparcial. No es mejor que si Childline decidiera colgar símbolos abiertamente religiosos en la pared. Envía un mensaje tanto a los consejeros como a los niños de que, si crees en la biología, no eres bienvenido. 

También existen serias preocupaciones sobre la falta de protección en el asesoramiento que se ofrece a los niños. Esto se puede ver a través de ‘Pregunta a Sam’: el servicio de mensajería disponible públicamente en la web de Childline, en el que un niño puede enviar un mensaje y ‘Sam’ responderá con consejos y orientación que todos los usuarios de Childline pueden leer.

En 2019, una niña de 14 años escribió a ‘Pregúntale a Sam’, diciendo ‘Estoy luchando con mi identidad de género’ y ‘Odio mis senos’. Apenas cuatro párrafos después de la respuesta, ‘Sam’ sugiere el uso de vendajes para los senos, algo que sabemos que puede causar daños físicos irreversibles en el cuerpo de una niña. Esto es profundamente preocupante.

En otra carta, de 2021, una joven afirma que es ‘trans’ y padece ‘disforia’. Ella expresa preocupación por quedar ‘embarazada’ más adelante en su vida, a pesar de que eventualmente quiere ‘hijos biológicos’. En la respuesta, ‘Sam’ sugiere la opción de ‘cirugía y hormonas’ para esta joven confundida. La respuesta continúa diciendo que ‘porque eres un hombre que vive en un cuerpo femenino, no tienes el esperma para hacer un bebé’. Lo más inquietante de todo es cuando ‘Sam’ le sugiere a la joven: ‘haz que una madre sustituta tenga al bebé por ti’. 

Que una organización benéfica para niños esté impulsando una ideología y un peligroso consejo médico para los niños pequeños es más que abominable.

La ideología de la identidad de género debe abordarse en toda la sociedad, particularmente a la luz del creciente número de ‘destransicionistas’: jóvenes que han quedado con cicatrices físicas y mentales por una decisión que los adultos nunca deberían haberles permitido tomar.

Aunque indudablemente hay empleados y voluntarios solidarios, compasivos y capacitados en Childline, he perdido la fe en la organización en este tema. Han sido capturados por una ideología que representa una amenaza para los niños a los que deberían cuidar. 

Si los niños vulnerables de nuestra sociedad no están seguros al comunicarse con Childline, ¿dónde están seguros?

Artículo original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad