Un documento de capacitación del personal de Oxfam, elaborado por la red LGBT de la organización, dice que las “mujeres blancas privilegiadas” están apoyando las causas fundamentales de la violencia sexual al querer que “hombres malos” sean encarcelados. A raíz de los escándalos sexuales que han sacudido a la organización benéfica , Oxfam ha elaborado una guía que establece que “El feminismo dominante se centra en las mujeres blancas privilegiadas».

El documento [sobre los derechos y la inclusión de las personas trans ], de 2020, incluye una caricatura de una mujer blanca llorando y añade que esto “legitima el castigo, dañando a negros y otras personas marginadas”.

Aconseja al personal que lea un libro controvertido que afirma: «El feminismo dominante está apoyando, no deshaciendo, las causas fundamentales de la violencia sexual». Resumiendo la premisa central del libro, el documento de Oxfam dice que las feministas blancas deben preguntarse si están causando daño cuando luchan contra la violencia sexual. La autora del libro es Alison Phipps, profesora de estudios de género en la Universidad de Sussex.

[…] La organización benéfica fue advertida el miércoles por la noche [9 de junio] de que el documento, compilado por su red LGBT y analizado por The Telegraph, podría violar las leyes de igualdad, ya que sugiere que denunciar una violación es «despreciable».

Noemi Cunningham, abogada de derecho laboral y de discriminación, dice que el documento puede violar la Ley de Igualdad , que prohíbe el acoso en el lugar de trabajo por motivos de sexo.

“El mensaje parece ser que una mujer que denuncia una violación o agresión sexual a la policía y presenta cargos es una ‘feminista blanca’ despreciable”, dijo la Sra. Cunningham. “Creo que cualquier mujer podría argumentar que esto ha creado o contribuido a ‘un ambiente intimidante, hostil, degradante, humillante u ofensivo’, que es como la Ley de Igualdad define el acoso”.

[…] El manual de capacitación fue escrito después de que la red LGBT + de la organización benéfica se dirigiera al equipo directivo exigiendo que apoyaran públicamente a las personas trans y sugirieran que cualquier debate sobre los derechos era parte de una “narrativa patriarcal y supremacista blanca” utilizada por la extrema derecha.

El documento… dice al personal de Oxfam que la protección de los espacios diferenciados por sexo para las mujeres «ha contribuido a la transfobia y al debilitamiento de los derechos trans».

Hoy parece estar en juego todo lo que ha ganado el feminismo

Con la tasa de condenas por violación en un mínimo histórico, hubiera esperado que una organización benéfica preocupada por la desigualdad y la opresión hiciera de la lucha contra la violencia sexual una prioridad, escribe Julie Bindel . Particularmente una cuya propia historia en esta área es, en el mejor de los casos, dudosa.

En el Reino Unido, de la pequeña minoría de violaciones que realmente se denuncian a la policía, el Servicio de Fiscalía de la Corona solo presenta cargos contra el 1,4 por ciento.

Sin embargo, mirando el documento que forma parte del programa de formación de Oxfam, Aprendiendo sobre Derechos e Inclusión Trans, una pensaría que la violencia sexual es un problema imaginado, soñado por mujeres blancas racistas o frágiles.

Las feministas han luchado para que se tomen en serio las agresiones sexuales. La baja tasa de condenas es evidencia de que esta batalla se está perdiendo. Si ahora vamos a descartar aún más las experiencias de las mujeres como simplemente «lágrimas», ¿qué esperanza tenemos de que este problema endémico alguna vez se tome en serio?

Señalar a las mujeres que han sido traumatizadas por la violencia sexual masculina o hacer campaña en su contra como  «privilegiadas» porque son blancas es asombrosamente ofensivo. Afirmar además que las mujeres blancas otorgan más poder a la policía al denunciar a sus violadores pierde de vista el hecho de que si los depredadores sexuales no enfrentan consecuencias graves, siguen siendo un peligro para todas las mujeres.

¿Se imagina Phipps que cuando las mujeres «blancas, privilegiadas» exigen que los acosadores sexuales sean retirados de un lugar de trabajo, no les importa si estos hombres continúan violando a mujeres negras empobrecidas?

A medida que los lugares de trabajo son cada vez más capturados por políticas de identidad dañinas, parece que se está adoptando una posición en contra de las mujeres; una guerra que se declara contra el feminismo.  

Muchas de las batallas que hemos librado como feministas parecen estar en juego. Hicimos campaña y establecimos refugios para mujeres, centros de crisis por violación y otros servicios especializados donde las mujeres pudieran sentirse seguras de los abusadores masculinos. 

Las feministas han luchado con uñas y dientes para mejorar la respuesta del sistema de justicia penal a la violación, la agresión sexual, el acoso y el abuso doméstico. Todos estos logros están ahora bajo amenaza, ya que los activistas trans extremistas y sus supuestos aliados etiquetan las instalaciones solo para mujeres, o las que hacemos campaña por ellas, como «transfóbicas» y «intolerantes». 

Si bien estos grupos se hacen pasar por progresistas, escucho una y otra vez a mujeres jóvenes tanto en las universidades como en los lugares de trabajo, desesperadas por el tipo de feminismo que protege a las mujeres de la violencia masculina. En lugar de sentir que pueden debatir sus preocupaciones libremente, se sienten gritados o controlados en las redes sociales con tal veneno que la mayoría son silenciados por temor por su seguridad o por perder sus trabajos. 

«El feminismo es para todos» es una de las declaraciones presentadas al personal de Oxfam… En lo que a mí respecta, Oxfam no está vendiendo feminismo en su formación, o más bien en su programa de adoctrinamiento, sino antifeminismo. 

Todas las mujeres son vulnerables a la violación y otras formas de violencia masculina y las feministas luchan duro para poner fin a esto y al mismo tiempo reconocen las muchas diferencias entre nosotras.

Sugerir que las mujeres blancas son «racistas» o que dañan a las personas negras y marginadas cuando hablan sobre la violación no es más que una advertencia para que se callen. 

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad