La ONS (Office for National Statistics) del Reino Unido ha publicado el resumen final de sus investigaciones sobre la calidad de los datos del censo de Inglaterra y Gales a partir de la pregunta sobre “identidad de género”. La conclusión evidente es que la pregunta no se ha entendido, especialmente entre quienes no dominan el idioma inglés y que esto falseará el análisis estadístico.

Es importante realizar una evaluación clara de la calidad de los datos, porque esos datos se utilizarán para impulsar el análisis, las decisiones y los recursos, y porque otras organizaciones replican la forma de las preguntas utilizadas en el censo.

La ONS se ha negado a afrontar las consecuencias predecibles de recibir asesoramiento de grupos activistas que tienen poco interés en la integridad y credibilidad de los datos del censo. No ha admitido que lo que ha elaborado no alcanza los estándares de precisión necesarios para las estadísticas nacionales.

Respondiendo a la pregunta sobre la identidad de género

Los datos recientemente publicados revelan una confusión generalizada sobre lo que planteaba la pregunta sobre la identidad de género.

El censo incluyó una pregunta voluntaria que buscaba distinguir a las personas que se identifican como transgénero y luego les ofreció una pregunta abierta.

El resultado principal publicado por la ONS a principios de año fue que 262.000 personas (0,5% de la población mayor de 16 años) eran transgénero. La ONS dijo en el momento en que publicó los datos originales: «Estas nuevas cifras serán vitales para ayudar a dar forma a los servicios en los próximos años».

Sin embargo, como ha señalado el profesor Michael Biggs (miembro de la junta directiva de Sex Matters), la distribución de esta población sugiere una mala comprensión potencialmente generalizada de la pregunta, especialmente entre aquellos que no hablan bien inglés.

La ONS decía que contabilizaba 48.000 “hombres trans” y 48.000 “mujeres trans” en Inglaterra y Gales.

Pero el 68% de los clasificados como “hombres trans” [mujeres transidentificadas] respondió “masculino” a la pregunta sobre sexo, y el 66% de los clasificados como “mujeres trans” [varones transidentificados] respondió “femenino”.

Dado que sólo unas 5.000 personas tienen certificados de reconocimiento de género (GRC) que les permitirían legalmente responder a la pregunta sobre sexo como lo opuesto a su sexo real, la mayoría de los clasificados como “hombres trans” o “mujeres trans” mintieron sobre su sexo o no son trans: respondieron correctamente a la pregunta de sexo y se sintieron confundidos por la pregunta de identidad de género.

 

Los datos publicados hoy dan más pistas sobre lo sucedido. Muestra que la mayoría de los que la ONS clasificó como “hombres trans” eran personas que escribieron alguna variación de “masculino” en el cuadro de identidad de género (y también habrían marcado “masculino” como sexo), y la mayoría de las “mujeres trans” eran personas que habían marcado “femenino”. Dado que muchas de estas personas escribieron respuestas coincidentes en el cuadro de sexo, tal vez no buscaban declararse transgénero en absoluto.

Había una desconcertante variedad de respuestas en el cuadro de texto libre. Algunos se describieron a sí mismos como “heterosexuales” o “gays” en inglés y en algún otro idioma, como el rumano. La ONS clasificó “gay” como otra identidad de género, pero “heterosexual” como alguien con una identidad de género que coincide con su sexo. «No tengo identidad de género» se contó como género igual que el sexo al nacer, pero «ninguno» se contó como otro género. Algunos escribieron las palabras para «masculino» y «femenino» en idiomas extranjeros, incluido el polaco, español e italiano y fueron contabilizados como transgénero.

Sólo 3.335 de los que la ONS dice que son «hombres trans» utilizaron términos que dejaban claro que entendían la pregunta y se identificaban como transgénero, como «hombre transgénero», «hombre trans» o «de mujer a hombre». Del mismo modo, sólo 2.825 de las que la ONS dice que son “mujeres trans” se describieron a sí mismas como “mujer transgénero”, “mujer trans”, “de hombre a mujer” o similar. La mayoría decía simplemente «masculino» o «femenino».

La ONS dice: “dadas otras fuentes de incertidumbre, entre ellas el impacto de la falta de respuesta a las preguntas, no podemos decir con certeza si es más probable que las estimaciones del censo sobrestimen o subestimen el número total de personas trans mayores de 16 años años en Inglaterra y Gales.”

Esta es una mala excusa para una respuesta del organismo de estadística oficial del país, que gastó mil millones de libras esterlinas en la realización del censo. Ahora tiene que admitir que no puede decir con seguridad qué querían decir con su respuesta la gran mayoría de las personas que respondieron a la pregunta sobre identidad de género.

A menos conocimiento del idioma inglés, más trangéneros

Un ejemplo del grado de incertidumbre se puede ver comparando dos subgrupos de personas que la ONS clasificó como “mujeres trans” u “hombres trans”: aquellos que dieron respuestas que indicaban claramente que tenían una identidad trans, y aquellos que no hablan inglés muy bien. Este último grupo es aproximadamente dos veces y media más grande (no sabemos en qué medida se superponen)

En respuesta a la observación de una alta tasa de identificación transgénero entre personas nacidas en el extranjero o que no hablan inglés con fluidez, la ONS ha dicho:

“Se podría pensar que estos patrones son consistentes con el hecho de que algunos encuestados no interpretaron la pregunta como pretendíamos, pero también podrían verse afectados por otras consideraciones, como factores culturales. Por ejemplo, es posible (pero difícil de confirmar) que los inmigrantes trans hayan elegido específicamente el Reino Unido debido a su legislación de derechos civiles y su mayor aceptación social que muchos otros países, lo que impacta la proporción trans entre ese grupo de población”.

Esto es a la vez ridículo y desesperante.

La ONS también ha admitido hoy que la Encuesta de Calidad del Censo de Seguimiento (en la que se llama por teléfono a una pequeña muestra de la población para verificar sus respuestas) encontró tasas de acuerdo mucho más bajas para las personas que inicialmente parecían responder que eran trans en la encuesta del censo que para aquellos que no lo hicieron. La ONS sugiere que las personas pueden haber cambiado su respuesta debido al «riesgo de que otras personas en el hogar escuchen» su respuesta.

La idea de que alguien pueda vivir significativamente como si fuera del sexo opuesto sin que aquellos con quienes vive lo sepan es igualmente ridícula.

¿Qué debería pasar a continuación?

Este es indiscutiblemente un diseño de pregunta deficiente, y la ONS debería admitirlo antes de que otras organizaciones utilicen la misma pregunta o confíen en los datos del censo.

La lección que se debe aprender es que si se quiere saber cuántas personas se identifican como “mujeres trans”, “hombres trans” o “no binarios”, entonces ofrézcalas como opciones claras para marcar. No se haga una pregunta confusa sobre si “el género con el que se identifica es el mismo que su sexo registrado al nacer” porque resultará en una gran cantidad de falsos positivos.

También se debe formular claramente la pregunta sobre el sexo y explicar que se refiere al sexo biológico, que se observa y se registra al nacer. Sex Matters ha publicado una guía sobre cómo hacer preguntas sobre sexo que producirán resultados confiables.

La pregunta de identidad de género que diseñó la ONS fue claramente un fracaso que no arrojó información confiable. Debería retirarse oficialmente, con una disculpa y una explicación para disuadir a otros de utilizar la misma pregunta. Se debe poner una advertencia sobre los datos y no se deben designar como estadísticas nacionales. Si la ONS no hace esto espontáneamente, la Oficina de Regulación Estadística debería insistir en ello.

La ONS también debería publicar un análisis de los datos desglosando las respuestas escritas por sexo y por el número de hogares con varias personas trans en una familia (lo que también puede sugerir que las preguntas se malinterpretaron).

Artículo origiinal
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad