En la Gender Recognition Act de 2004 en el Reino Unido, una vez se conseguía la documentación con el «nuevo género» se adquirían todos los derechos del «género de llegada» excepto en el caso de la primogenitura de títulos nobiliarios y la herencia de las tierras que pudiese ir asociada a dichos títulos. Lo que en la práctica impide a las mujeres que sean hermanas mayores de los lores quedarse con el título en virtud de su identificación como hombres, ya que la herencia es siempre por la rama masculina.

Texto original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad