Diez madres y padres han demandado al Ministerio de Educación (DfE) por negligencia. El DfE no ha actuado para evitar graves daños a menores incumpliendo así sus propias directrices estatutarias y la ley, que da prioridad a la salvaguarda de la infancia y prohíbe el adoctrinamiento político.

En los últimos 10 años, la ideología de la identidad de género se ha incrustado en nuestro sistema educativo. Está en las escuelas primarias y secundarias; en las escuelas públicas y privadas; en las escuelas selectivas y en las escuelas integrales; en todas las zonas del país y en todos los grupos sociales. Ningún menor o familia está a salvo de su perniciosa influencia.

Debido a la negligente gestión de nuestro sistema educativo, los activistas se han infiltrado en las escuelas y la ideología de la identidad de género se ha generalizado en nuestras aulas, causando daños incalculables a los y las niñas y a sus familias; adoctrinando a menores para que crean que han nacido en el cuerpo «equivocado»; y animando a menores y adolescentes vulnerables a disociarse físicamente de la realidad abandonando su sexo biológico por una mítica «identidad de género», lo que en algunos casos conduce a peligrosos experimentos médicos con bloqueadores de la pubertad, hormonas sexuales cruzadas y cirugía, así como a la ruptura de las relaciones familiares.

Policy Exchange ha advertido en un reciente informe, Asleep at the Wheel, que tres cuartas partes de las escuelas enseñan a menores que podrían haber nacido en el cuerpo equivocado. Con frecuencia, las escuelas no informan a los padres cuando los y las menores expresan su deseo de «transición de género», o desestiman las preocupaciones de los padres como ignorantes o intolerantes.

El caso

Diez madres y padres demandan al Ministerio de Educación por negligencia. El DfE no ha actuado para evitar graves daños a los niños, incumpliendo sus propias directrices estatutarias y la ley, que da prioridad a la salvaguarda de la infancia y prohíbe el adoctrinamiento político.

Los litigantes buscan una compensación por los daños previsibles causados por la ideología de la identidad de género y esperan que el caso ayude a amplificar las preocupaciones de los profesores, padres y jóvenes que han experimentado el daño de la ideología de identidad de género de primera mano, y poner fin al descarado activismo político en las escuelas que se aprovecha de los más vulnerables de nuestros jóvenes – muchos de ellos con discapacidades de aprendizaje o autismo, así como otras comorbilidades subyacentes.

El caso también pretende que la ideología de la identidad de género se defina adecuadamente en la ley para que pueda ser expuesta como el extremismo político que es, con medidas preventivas que mitiguen futuros daños a menores.

El caso, que está abierto a la participación de padres, profesores y personas en proceso de transición, será llevado por la iniciativa Bad Education, como parte del Bad Law Project

El objetivo del proyecto es llegar a 125.000 libras para llevar el caso y proteger a los litigantes de los riesgos de tener que asumir los costes. Los fondos sobrantes / no utilizados se donarán para apoyar a detransicionadores y a jóvenes que sufren los efectos de la «transición» de género como resultado del adoctrinamiento en la ideología de la identidad de género.

Enlaces de Interés:

https://www.dailymail.co.uk/news/article-12029321/Parents-trans-pupils-plan-sue-government.html

https://policyexchange.org.uk/publication/asleep-at-the-wheel/

Artículo original

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad