Las amenazas e intimidaciones contra las mujeres que expresan sus opiniones sobre sexo y orientación sexual son profundamente preocupantes, declaró ayer en un comunicado Reem Alsalem, relatora especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres y las niñas. En el contexto de los desacuerdos entre activistas por los derechos de la mujer y transactivistas en varios países del Norte Global. Alsalem advirtió de la violencia contra las mujeres y la intimidación contra las personas por expresar opiniones diferentes.

«La discriminación por motivos de sexo y orientación sexual está prohibida en la legislación internacional y regional sobre derechos humanos.

Me preocupa la reducción del espacio en varios países del Norte Global para que las mujeres y las organizaciones feministas y sus aliados se reúnan y/o se expresen pacíficamente para exigir que se respeten sus necesidades basadas en su sexo y/u orientación sexual.

Las fuerzas del orden tienen un papel crucial a la hora de proteger las reuniones legales de mujeres y garantizar su seguridad y su derecho a la libertad de reunión y de expresión sin intimidaciones, coacciones ni silenciamientos efectivos. Está claro que en los casos en que las fuerzas del orden no han proporcionado las salvaguardias necesarias, hemos sido testigos de incidentes de abusos verbales y físicos, acoso e intimidación, con el propósito de sabotear y desbaratar tales actos, así como de silenciar a las mujeres que desean hablar en ellos.

Me inquieta la táctica frecuente de las campañas de desprestigio contra las mujeres, las niñas y sus aliados por sus opiniones sobre la no discriminación basada en el sexo y las relaciones homosexuales.

Tacharlas de «nazis», «genocidas» o «extremistas» es un medio de ataque e intimidación con el propósito de disuadir a las mujeres de hablar y expresar sus opiniones.

Tales acciones son profundamente preocupantes, ya que pretenden infundirles miedo, hacerlas callar e incitar a la violencia y al odio contra ellas. Tales actos afectan gravemente a la participación digna de las mujeres y las niñas en la sociedad.

También me preocupa el modo en que se han interpretado en algunos países las disposiciones que penalizan la incitación al odio por diversos motivos, entre ellos la expresión o la identidad de género. Las mujeres y las niñas tienen derecho a debatir sobre cualquier tema sin intimidaciones ni amenazas de violencia. Esto incluye cuestiones que son importantes para ellas, especialmente si están relacionadas con partes de su identidad innata, y sobre las que está prohibida la discriminación. Sostener y expresar opiniones sobre el alcance de los derechos en la sociedad basados en el sexo y la identidad de género no debe ser deslegitimado, trivializado o desestimado.

Según el derecho internacional de los derechos humanos, cualquier restricción de la libertad de expresión debe llevarse a cabo estrictamente de acuerdo con las normas de derechos humanos de legalidad, necesidad, proporcionalidad y para servir a un objetivo legítimo. Quienes no estén de acuerdo con las opiniones de las mujeres y niñas que expresan preocupaciones relacionadas con la identidad de género y el sexo también tienen derecho a expresar su opinión. Sin embargo, al hacerlo no deben amenazar la seguridad y la integridad de aquellos contra los que protestan y con los que están en desacuerdo. Las restricciones generalizadas a la capacidad de las mujeres y los hombres para plantear preocupaciones sobre el alcance de los derechos basados en la identidad de género y el sexo violan los fundamentos de la libertad de pensamiento y la libertad de creencia y expresión y equivalen a una censura injustificada o generalizada.

Especialmente preocupantes son las diversas formas de represalias contra las mujeres, como la censura, el acoso legal, la pérdida de empleo, la pérdida de ingresos, la eliminación de las plataformas de medios sociales, los discursos y la negativa a publicar conclusiones y artículos de investigación. En algunos casos, las mujeres políticas son sancionadas por sus partidos políticos, incluso mediante la amenaza de despido o el despido efectivo».

*Reem Alsalem es la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres y las niñas, sus causas y consecuencias.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad