Los ministros escoceses se están enfrentando a peticiones para que se replanteen la reforma de la ley de autodeterminación del sexo tras conocerse que a un doble violador se le ha concedido un Certificado de Reconocimiento de Género. Jessica Winfield -nacido como Martin Ponting y que se identifica como mujer- fue encarcelado de por vida en 1995 por violar a dos niñas.

La revelación ha enfurecido a activistas por los derechos de las mujeres, a quienes les preocupa que el riesgo para la seguridad de las mujeres no figure entre los criterios que tienen en cuenta los tribunales de reconocimiento de género cuando estudian la posibilidad de expedir certificados a personas que creen que su sexo biológico no coincide con su identidad de género.

Esta preocupación se ve agravada por los planes del gobierno escocés de acelerar el procedimiento de autodeterminación del sexo. La administración SNP-Verdes quiere eliminar la necesidad de un diagnóstico médico de disforia de género y reducir el periodo en que los solicitantes deben vivir según su género adquirido de los dos años actuales a tres meses, con un periodo de reflexión adicional de tres meses.

La mayoría de la gente no se da cuenta de que el tribunal de reconocimiento de género no lleva a cabo ninguna evaluación de riesgos cuando emite un certificado de reconocimiento de género», dijo Kate Coleman, de la organización Keep Prisons Single Sex.

«Esto no forma parte de sus competencias. Mucha gente cree que debe haber salvaguardias para garantizar que alguien como Martin Ponting nunca pueda obtener un certificado, pero esto no es así. Me parece extraordinario que el gobierno escocés quiera facilitar aún más la obtención de un Certificado».

Y añadió: «Es extremadamente ingenuo creer que esto no será aprovechado por algunos que desean causar daño cambiando su identidad de una manera tan fundamental».

Los diputados conservadores de Escocia han intentado, sin éxito hasta ahora, modificar la legislación gubernamental para garantizar que nadie que figure en el registro de delincuentes sexuales pueda cambiar de identidad siguiendo el proceso de obtención de un Certificado.

Entre quienes critican los planes para permitir que las personas cambien su sexo legal más rápidamente se encuentra JK Rowling, la autora de Harry Potter, que ha advertido a Nicola Sturgeon que la culpa «recaerá directamente» sobre ella y otros MSP si alguna mujer o niña sufre acoso o violencia sexual como resultado de las reformas del gobierno escocés.

La primera ministra ha dicho que el cambio de la ley hará que el proceso de obtención de un certificado sea «menos degradante, intrusivo y traumático».

Sin embargo, las voces críticas afirman que socavaría la seguridad de los espacios exclusivos para mujeres, como vestuarios, aseos, salas de hospital y prisiones, abriéndolos a personas con anatomía masculina.

En 2007, Winfield escribió a un periódico de presos para preguntar cuándo se cambiarían las normas contra la discriminación para proteger a los trans. En la carta escribía: «Desgraciadamente hay una minoría de personal y de reclusos que me hacen pasar un mal rato a causa de mi sexualidad».

Al parecer, Winfield se sometió a una operación de reasignación mientras estaba preso, pero no está claro el alcance de la misma. Fue trasladado de HMP Whitemoor, Cambridgeshire, a HMP Bronzefield, sólo para mujeres, en Surrey. Durante su estancia en Bronzefield, se informó de que había sido aislado después de que supuestamente se hubiera insinuado a otras reclusas.

El gobierno del Reino Unido dijo: «Los delincuentes sexuales condenados que salen de prisión son gestionados con licencias estrictas, y pueden ser devueltos a prisión, si es necesario, para proteger al público.

«Hay fuertes controles y equilibrios para obtener un certificado de reconocimiento de género, incluyendo un diagnóstico médico que involucra a los médicos».

Russell Findlay, portavoz de seguridad comunitaria de los conservadores escoceses, dijo: «Este espeluznante caso confirma exactamente por qué los Certificados de Reconocimiento de Género no deben ser entregados a delincuentes sexuales, y mucho menos que esto sea aún más fácil bajo los peligrosos planes de Nicola Sturgeon.

«Hay apoyo de todos los partidos para impedir que delincuentes sexuales se aprovechen del proyecto de ley de autoidentificación del SNP y esto será una prioridad en mi reunión con la ministra».

El gobierno escocés dijo: «Los hombres depredadores que buscan abusar o atacar a las mujeres existen. No necesitan identificarse como mujeres o tener un Certificado de Reconocimiento de Género para hacerlo. El problema es con los hombres depredadores».

Añadió: «El proyecto de ley de reconocimiento de género establece salvaguardias contra los abusos, incluyendo un nuevo delito de presentación de una solicitud falsa y un nuevo agravante legal. Además, antes de que el proyecto de ley entre en vigor, ampliaremos los requisitos de notificación de delincuentes sexuales existentes para que incluyan el haber presentado una solicitud de reconocimiento de género. Esto permitirá evitar que alguien que figure en el registro de delincuentes sexuales obtenga un certificado de forma fraudulenta».

El mes pasado se supo que delincuentes sexuales condenados habían notificado a la policía escocesa un cambio de nombre 521 veces en los últimos tres años. Según las leyes actuales, se permite una nueva identidad a pesar de la preocupación de que algunos depredadores oculten su pasado para volver a atacar.

Artículo original
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad