De vez en cuando, las redes sociales y la prensa recogen historias de varones transidentificados que dicen dar el pecho a sus bebés. Hay muchas razones por las cuales los servicios de maternidad y de salud no deberían apoyar estas ideas. Heather Welford apunta alguna de estas razones.

He aquí unas cuantas de esas historias:

https://twitter.com/nominalnaomi/status/1661057318740541501?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1661057318740541501%7Ctwgr%5E5f2af98402d6719e03ecacc342d49f9adae433b7%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwith-woman.org%2F2023%2F05%2F26%2Fshould-trans-identified-men-be-supported-to-breastfeed-why-we-say-the-answers-no%2F

https://thepostmillennial.com/biological-male-celebrating-for-breastfeeding-newborn-while-mother-hemorrhages-post-childbirth

https://www.thestranger.com/the-queer-issue/2017/06/21/25225867/my-first-time-breastfeeding-my-daughter

https://www.theguardian.com/science/2018/feb/14/transgender-woman-breastfeed-health

En estos casos, se nos dice que los sujetos han tomado medidas para producir leche materna. Al parecer, utilizan un protocolo diseñado originalmente para madres adoptivas.

He aquí cinco buenas razones por las que los servicios de salud y maternidad no deberían apoyarlo.

  1. Una pareja, o cualquier persona, que intente compartir, complementar o sustituir la lactancia materna de la madre cuando aún está en la fase de establecimiento vital, tiene que dar un paso atrás.

La relación de lactancia entre una madre y su bebé es una continuación de los vínculos físicos, emocionales y neurológicos forjados durante el embarazo.

El embarazo prepara los pechos para la lactancia, y la producción de leche se produce como resultado directo del embarazo, el parto y la expulsión de la placenta. Un bebé al que se le permite mamar desde el principio, con frecuencia y eficacia, pone en marcha la producción de leche de la madre, y mientras el bebé se alimente, la leche continuará durante el tiempo que sea necesario. Los primeros días y semanas son importantes para calibrar un suministro fiable a largo plazo.

Cualquier cosa, o cualquier persona, que interfiera en este proceso está perjudicando la lactancia materna. El bebé debe alimentarse y consolarse en el pecho de la madre; de lo contrario, hay muchas probabilidades de que la producción de leche de la madre disminuya y falle. Resultado: nada de lactancia materna.

Ni las matronas ni las personas que apoyan la lactancia materna deberían trabajar para que esto ocurra. En su lugar, se puede animar a cualquier otra persona que forme parte de la vida del bebé a que busque otras muchas maneras de establecer una relación afectuosa con él a medida que pasa el tiempo.

  1. Intentar producir leche en un cuerpo masculino para alimentar a un bebé no funciona.

El puñado de historias de casos que circulan por Internet, y que ocasionalmente se publican en la literatura científica, simplemente no resisten el más mínimo escrutinio.

Cualquiera que conozca cómo se produce la leche materna -y eso debería incluir a las matronas, ya que la lactancia es una parte fundamental de la atención a la mujer embarazada y posparto- debería detectar inmediatamente las lagunas de cualquier relato y la falta de información de apoyo sobre el crecimiento y la salud del bebé.

Aquí puede leerse un análisis médico detallado.

No es posible que el cuerpo de un hombre produzca más de medio litro de leche al día como necesita un bebé de una semana, o 50 ml cada dos o tres horas, por no hablar del litro o más que necesita uno mayor. Ningún estudio de caso ha proporcionado nunca los detalles necesarios que demuestren el aumento de peso regular y el desarrollo saludable de un bebé alimentado con leche de un varón. Es un experimento: las matronas y otros profesionales de la salud no deberían aceptar que se experimente con bebés.

  1. ¿Y qué es lo que produce el varón?

No es correcto decir, como hacen algunos, que la única secreción posible del pecho masculino es «fango» o «pus» o «un cóctel de hormonas»: …, aunque las hormonas son uno de los «ingredientes» necesarios en las «recetas» diseñadas para inducir la producción de leche. La aplicación frecuente -varias veces al día durante semanas, incluso meses- de un sacaleches forma parte de este protocolo.

¿Qué ocurre entonces? Los hombres tienen tejido glandular en los senos (un revestimiento que puede producir y liberar sustancias en el cuerpo). Tienen conductos en los pechos y pezones externamente. La leche en las mujeres se produce a partir de la sangre, y es probable que los hombres produzcan algún tipo de simulacro de leche. No hay pruebas de que se trate sólo del cóctel hormonal o, de hecho, de pus o fango.

Cuando se ha analizado la leche de hombres lactantes como parte de un trastorno, se ha comprobado que tiene un valor calórico, un nivel de proteínas y un nivel de grasa similares a los de la leche materna. Algunos estudios de casos de leche «inducida» en senos masculinos muestran lo mismo.

Sin embargo, no hay calostro (el valioso líquido altamente concentrado que las madres producen en sus pechos en las últimas semanas del embarazo y durante unos días después del parto, hasta que «sube» la leche). La leche materna es única para cada pareja de madre e hijo, adaptada a su edad y momento. Responde a la calidad: cambian las propiedades antiinmunitarias y la proporción de grasa. Responde en volumen. Incluso cambia según el sexo del bebé. La madre de un bebé prematuro produce la leche adecuada a sus necesidades.

Cualquier leche procedente de un pecho masculino será un pobre sustituto en calidad y cantidad de la de la madre. Cualquiera que apoye a una madre primeriza y a su bebé debe ser honesto a la hora de compartir esta información con ella.

  1. Algunos hombres tienen un fetiche con la lactancia. Les excita sexualmente la experiencia, ya sea como observadores o como participantes activos.

Por ejemplo, hay un género de pornografía que muestra a hombres identificados como trans produciendo leche, utilizando sacaleches o extrayéndose la leche con la mano. Lo hacen para satisfacer su propia fantasía sexual o para ser un actor que representa la fantasía de otra persona (o ambas cosas).

Utilizar a un bebé como accesorio para llevar a cabo una fantasía sexual no es de ninguna manera aceptable.

Existen pruebas declaradas por ellos mismos de que algunos hombres trans consideran sexualmente excitante la idea, y la realidad, de amamantar, y existen fotografías sexualizadas de hombres que fingen amamantar a bebés. Nos preocupa que esta pulsión esté detrás de los intentos de algunos aspirantes a hombres lactantes… ¿por qué querría nadie facilitar esto?

  1. Los bebés no existen para validar a sus progenitores, y no debe esperarse que cumplan ese papel.

Podemos leer los relatos de hombres que quieren dar el pecho para sentirse «como una mujer» o «como una madre» (véanse los enlaces anteriores) o para experimentar el «placer» de la lactancia.

Es el bebé como accesorio de una fantasía performativa adulta, en la que el bienestar del bebé se considera menos importante que el deseo del adulto de verse a sí mismo amamantando.

La relación primaria que necesita emocional y fisiológicamente un recién nacido es la que establece con su madre. Hoy más que antes, disponemos de la ciencia para comprender cómo el desarrollo neurológico y emocional de los seres humanos comienza en los brazos de la madre, en su seno, continuando los vínculos iniciados en el útero.

Las parejas de ambos sexos tienen la importante tarea de apoyar este proceso, de permitir que se produzca y de ser pacientes para que su propio vínculo con el bebé surja y se desarrolle, fuerte y estrechamente, con el paso del tiempo.

Pero empeñarse en intentar poner en marcha un régimen de lactancia condenado al fracaso ensombrece la díada madre-bebé.

¿Y cómo podemos estar seguros de que la madre se contenta con compartir su lactancia? ¿O se ha apoderado de ella? ¿Es consciente de que el bebé puede haber sido cooptado para desempeñar un papel, satisfaciendo las necesidades o deseos de otra persona?

Es posible que las matronas y otros cuidadores hayan observado cómo algunos hombres intentan hacerse cargo de la crianza, incluida la alimentación y el consuelo de los bebés. Pueden presionar a la madre para que renuncie a su deseo de amamantar o para que «comparta» la alimentación. Hay que tener sensibilidad y paciencia para apoyar a una madre en lo que quiere hacer. ¿Dejar que otra persona se entrometa? No está bien, no es justo y no es sano… ni emocional ni físicamente.

     Decimos «no».

Heather Welford es escritora y periodista especializada en temas relacionados con el parto, la lactancia y la salud de las mujeres.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad