«[El] coloniza un cuerpo femenino, le roba sus recursos naturales, lo controla, lo utiliza, lo agota a su antojo, le niega la libertad y la autodeterminación para poder seguir saqueándolo, se desplaza a su antojo para conquistar otras tierras que le parezcan más verdes y seductoras. Las feministas radicales llaman a este comportamiento exclusivamente masculino ‘imperialismo fálico’ y ven en él los orígenes de todas las demás formas de imperialismo».

Andrea Dworkin, Our Blood.

La esencia del imperialismo es, ante todo, dominar, poseer, adueñarse, apropiarse y expropiar a fondo a los pueblos considerados inferiores. Uno de los grupos subyugados dentro de las sociedades capitalistas es la clase de las mujeres. Los hombres hegemónicos, incluidos los izquierdistas y liberales, se han confabulado con el capitalismo para llevar a cabo diversas formas de colonización de las mujeres.

Las más importantes son la pornografía, la prostitución y los vientres de alquiler. Se trata de enormes industrias lucrativas y se encuentran entre las más rentables de la economía global moderna. Uno de sus lemas es «el trabajo sexual es trabajo», que no es más que una declaración sucinta de que la colonización de los cuerpos de las mujeres es una agenda y un empeño capitalista legítimo. Los izquierdistas, supuestamente opuestos al capitalismo, se convierten en portavoces e ideólogos de la industria del sexo, la más odiosa y corrupta de todas las industrias capitalistas, y promueven la colonización de las mujeres en todo el mundo.

Pero, desde hace unos 20 años, ha surgido otra forma de colonización de la mujer. Se trata del transgenerismo o movimiento de ideología trans.

Tanto en Occidente como en Japón y Corea del Sur, los que cantan el mantra «el trabajo sexual es trabajo» son los mismos que cantan el mantra «las mujeres trans son mujeres». Constituyen casi el mismo movimiento político, la misma corriente ideológica y el mismo grupo de interés.

¿Por qué estos dos se fusionan en todo el mundo? ¿Por qué ocurre tanto en Occidente como en Oriente, donde las culturas y las historias son totalmente diferentes? ¿Es una mera coincidencia?

No, no es una casualidad. La razón por la que se fusionan es que tienen las mismas raíces, la misma dinámica y la misma esencia: ambos son movimientos imperialistas por los derechos de los hombres que pretenden dominar y colonizar a las mujeres, los cuerpos de las mujeres y la sexualidad de las mujeres.

La pornografía conquista y coloniza físicamente los cuerpos sexuales de las mujeres en el proceso de su producción, y los conquista y coloniza virtualmente en el proceso de su consumo. En la prostitución, los proxenetas y los clientes conquistan y colonizan más directamente el cuerpo sexual femenino. Pero esto sigue siendo insuficiente para la dominación y colonización de las mujeres, porque éstas siguen manteniendo su estatus de Otro, aunque sólo sea como objeto. El deseo de los hombres de dominar a las mujeres no tiene límites, y algunos de ellos no pueden tolerar ni siquiera la existencia de las mujeres como lo Otro.

Aquí es donde entra en juego el transgenerismo. Es la colonización más profunda de la mujer. Lo es de diversas maneras, como se explica a continuación.

 

1. En primer lugar, el transgenerismo domina y coloniza la propia categoría de mujer al cambiar la definición de mujer para que los hombres puedan entrar libremente en ella o acceder a ella. Para un grupo oprimido, definir por sí mismo quién es es la garantía mínima de su autonomía. El transgenerismo priva a las mujeres precisamente de eso. Al igual que los imperialistas occidentales colonizan a los pueblos que pretenden dominar definiendo quiénes son, y determinando la frontera entre ellos y el resto del mundo, el movimiento de ideología trans, también nacido en Occidente, convierte a las mujeres en algo conceptual e ideal al decir que incluso un hombre puede convertirse en mujer porque su mente y/o comportamiento es femenino, y/o se autoidentifica como mujer. Ser mujer deja ahora de ser un hecho objetivo, material y político, para convertirse en una idea o un sentimiento que los hombres son libres de poseer. A las mujeres se les arrebata su soberanía definitiva.

La autodeterminación como grupo oprimido se ve obstaculizada porque se determina que el grupo no existe (lo que lleva a que la pregunta «¿qué es una mujer?» carezca de respuesta coherente por parte de muchos políticos aliados con la ideología transgénero).

Andrea Dworkin identificó en su día el «poder de nombrar» como uno de los poderes de los hombres. En su obra más importante, Pornografía, afirma:

Los hombres tienen el poder de nombrar, un poder grande y sublime. Este poder de nombrar permite a los hombres definir la experiencia, articular límites y valores, designar a cada cosa su ámbito y sus cualidades, determinar lo que puede y no puede expresarse, controlar la percepción misma. (Andrea Dworkin, Pornografía: Men Possessing Women, A Plume Book, 1991, p. 17.)

La mayor manifestación de este poder en la actualidad es el transgenerismo o movimiento de ideología trans. Incluso los hombres reciben ahora el nombre de «mujeres», y hasta la propia definición de mujer está determinada por los hombres.

Dworkin continúa diciendo que las mujeres que se oponen al «poder de nombrar» de los hombres son perseguidas – «Todo lo que contradice o subvierte el poder de nombrar de los hombres es difamado y eliminado de la existencia» (ibíd., p. 18) – y esto es lo que está ocurriendo hoy en día en el caso del transgenerismo. A las mujeres que se oponen a este poder masculino de nombrar se las llama «TERF», «transfóbicas» y «odiadoras de lo trans», y son objeto de desprecio, calumnias y ataques violentos. En ámbitos de intensa competencia laboral, como el mundo académico, los medios de comunicación y el tercer sector, cualquiera que se manifieste en contra de la transexualidad ve amenazado su puesto de trabajo y su medio de vida.

2. El transgenerismo reduce la «feminidad» a prácticas como vestirse, llevar el pelo largo, maquillarse y comportarse de un modo que en gran medida se considera «femenino». Algunos hombres se apropian de la ‘feminidad’ reducida a esos adornos externos. A veces incluso dicen descaradamente que sus parodias de feminidad son más verdaderas que las mujeres reales a las que imitan. Esto es similar a los colonialistas que aceptan y promueven caricaturas exageradas de los pueblos indígenas como más auténticas que las reales.

3. La ideología trans fomenta la llamada «cirugía de reasignación de género» para que algunos hombres creen partes sexuales falsas de mujeres en sus propios cuerpos para poseer y colonizar más directamente la feminidad. Siempre pueden admirar en el espejo los pechos falsos reproducidos y otras partes femeninas de sus propios cuerpos, y pueden tocarlas siempre que quieran. Estas partes del cuerpo son partes pornográficas reproducidas en sus cuerpos. Es pornografía encarnada.

4. La ideología trans hace creer a las niñas que son hombres si se comportan de forma «no femenina», y niega su condición de mujer administrándoles bloqueadores de la pubertad, hormonas cruzadas y extirpación de los senos. Es otra forma de colonización de la mujer. Los británicos conquistaron Australia, Canadá y Nueva Zelanda, e intentaron blanquear a los niños indígenas o mestizos separándolos de sus comunidades, dándoles nombres blancos, inculcándoles una mentalidad blanca y enseñándoles a odiar a sus comunidades. Sin embargo, estos colonialistas clásicos no llegaron a blanquear ni siquiera los cuerpos de los pueblos indígenas. Lo que hicieron, como mucho, fue controlar sus mentes.

Pero el movimiento transidentitario hace más que eso. No sólo remodela las mentes de las niñas colonizadas, sino también sus cuerpos.

La transición de los niños hace que los capitalistas farmacéuticos y médicos globales se beneficien a través de medicamentos, cirugía y re-cirugía para el resto de sus vidas. La base económica del imperialismo del siglo XXI es el capitalismo global, y lo mismo ocurre con la ideología trans. El capitalismo, como sistema económico en constante expansión, necesita nuevas áreas de crecimiento para sostenerse y alimentarse. Junto al desarrollo de la industria global del sexo, el desarrollo global del movimiento de ideología trans crea una fuente constante y en constante expansión de beneficios para el capital global.

5. El movimiento de ideología trans coloniza físicamente los espacios de las mujeres, asumiendo que los espacios sólo para mujeres son transfóbicos y permitiendo que los hombres (que se autoidentifican como mujeres) entren libremente en ellos. Ya sea en aseos, baños públicos, vestuarios, prisiones o albergues, ya no hay espacios sólo para mujeres en los países donde se ha impuesto la ideología trans. Ahora son espacios a los que los hombres tienen libre acceso. La característica más importante del colonialismo clásico fue ocupar el territorio habitado por los pueblos indígenas, abolir sus espacios exclusivos y someterlos a control. Las mujeres se enfrentan ahora a este mismo proceso.

6. La ideología trans permite a los hombres que se autoidentifican como mujeres ocupar cargos políticos femeninos como «legisladores mujeres», privar a las mujeres del honor como «triunfadores mujeres», e irrumpir en los deportes femeninos, en los concursos femeninos y en todos los demás acontecimientos femeninos para dominarlos y colonizarlos.

Un resultado especialmente desastroso se ha producido en relación con los deportes femeninos. Hombres con ventajas físicas, que sólo pueden lograr resultados mediocres en las competiciones masculinas, entran en los deportes femeninos diciendo que son mujeres, y roban medallas, premios y reconocimiento a las mujeres.

7. La ideología trans secuestra y coloniza incluso el lesbianismo. Hombres que son simplemente heterosexuales, se autoproclaman mujeres que aman románticamente y desean sexualmente en exclusiva a mujeres, y por tanto se autoproclaman lesbianas, arrebatando conceptualmente el lesbianismo a las mujeres e intentando directamente dominar físicamente (y a veces violar) a las mujeres lesbianas reales. Las lesbianas son las mujeres que más han rehusado a los hombres y que más han intentado escapar del imperialismo peneano, y por eso, para los hombres imperialistas, es precisamente por lo que deben ser colonizadas.

Andrea Dworkin afirma que las lesbianas son colonizadas en la pornografía al ser tratadas como objetos sexuales para el placer sexual de los hombres:

El hombre define y controla la idea de la lesbiana en la composición fotográfica. Al verla, la posee. La lesbiana es colonizada, reducida a una variante de mujer-objeto-sexual, utilizada para demostrar y probar que el poder masculino impregna e invade incluso el santuario privado de las mujeres que se relacionan entre sí. (Ibid., p. 47.)

Esta colonización se realiza únicamente a través de lo visual, pero el transgenerismo intenta colonizar a las lesbianas vivas de carne y hueso en el mundo real.

8. La ideología trans establece arbitrariamente una distinción «cis-trans» entre «mujeres» y denomina a las mujeres «mujeres cis». Dar a las mujeres el nombre degradante de «mujeres cis» es el mismo acto colonialista que cuando los colonos occidentales o los imperialistas llamaban a la población local «salvajes», «indios»,  «amarillos», «japos. En el caso de los imperialistas japoneses que colonizaron la península coreana antes de la guerra, se obligó a la población local a adoptar nombres japoneses.

9. Aún más grave es la descripción de las mujeres etiquetadas como «cis» como más privilegiadas que las «mujeres trans». Aunque las mujeres son la más numerosa y antigua minoría de la historia de la humanidad y han sido constantemente oprimidas, discriminadas, explotadas, violadas, cosificadas y asesinadas desde el principio de la dominación masculina (patriarcado), ahora se priva a este grupo incluso de esta condición de minoría. Y un hombre que ha disfrutado de privilegios masculinos toda su vida, pero que un día declara que se siente mujer, se considera más oprimido que cualquier «mujer cis».

Así, se priva a las mujeres del derecho a denunciar la injusticia de su condición impuesta. Esto es deshumanización en su máxima expresión. Se priva a las mujeres de cualquier reconocimiento de su subjetividad como mujeres.

10. Por último, el movimiento de ideología trans secuestra y coloniza el propio feminismo. La «interseccionalidad», que tanto pregona la izquierda, es hoy un pretexto para arrebatar el feminismo a las mujeres y utilizarlo como herramienta para dominarlas. Al principio, la «teoría de la interseccionalidad» debía poner de relieve la presencia de mujeres entre las minorías raciales y étnicas, siempre subsumidas y representadas por los hombres de su grupo racial, pero ahora se ha convertido en un medio para desmantelar la condición de clase de las mujeres y apropiarse del feminismo. A lo largo de la historia mundial, una ideología concebida para liberar a unos grupos se ha convertido a menudo en una herramienta para subyugarlos.

Así pues, el transgenerismo o movimiento de ideología trans es una ideología imperialista masculina y un movimiento que pretende privar a las mujeres de todo lo que tienen y colonizarlas en todos los aspectos.

Y Estados Unidos, el mayor Estado imperialista del mundo, está tratando de extender esta ideología por todo el mundo a través de grupos de presión, incentivos financieros y amenazas por parte de sus agencias gubernamentales y embajadas. Las Naciones Unidas, una organización internacional del imperialismo mayoritariamente occidental, también difunde la ideología trans por todo el mundo y la impone a todos los países. Se trata de un enfoque imperialista clásico.

La jurista feminista Catharine MacKinnon afirmó en una ocasión:

Todo lo que las mujeres han reclamado como propio -la maternidad, el atletismo, los trabajos tradicionales de los hombres, el lesbianismo, el feminismo- se hace específicamente sexy, peligroso, provocativo, castigado, se convierte en masculino en la pornografía. (Catharine MacKinnon, Toward a Feminist Theory of the State, Harvard University Press, 1991, pp. 138-139.)

Esta afirmación es ciertamente correcta. Y sería aún más correcta si la última palabra «pornografía» se sustituyera por «transgenerismo». El transgenerismo, incluso más que la pornografía (y la prostitución), es el último medio de apropiación y colonización de las mujeres (lo verdaderamente trágico es que ella no lo entiende en absoluto; al contrario, ha capitulado completamente ante él y ahora ataca a otras feministas radicales). Los hombres por fin lo han descubierto. Nunca lo dejarán escapar. Así que debemos destruirlo desde dentro y desde fuera.

*Seiya Morita es un escritor marxista 

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad