Muchas personas se sorprenden al descubrir que a los niños con disforia de género se les recetan bloqueadores de la pubertad a los diez años, hormonas cruzadas a los 12 o 13 años y doble mastectomía para niñas a los 13 años en países de todo el mundo, incluido Canadá. Algunos profesionales y defensores de las personas transgénero dicen que los adolescentes con disforia de género deberían poder someterse a cirugías genitales e histerectomías antes de los 18 años sobre la base del consentimiento informado, sin necesidad de una evaluación de salud mental.

En Canadá, la atención relacionada con la transición, incluida la cirugía de reasignación de sexo, generalmente es brindada por clínicas especializadas en género. Las aseguradoras de salud provinciales como OHIP en Ontario y la PHSA en Columbia Británica requieren que los proveedores se alineen con la Asociación Profesional Mundial de Estándares de Cuidado de Salud Transgénero (WPATH SOC). WPATH publicó su séptima versión del SOC en 2011, y actualmente está trabajando en su octava versión.

Los criterios OHIP modificados … se alinean con los estándares de atención internacionalmente aceptados para la disforia de género, establecidos por la Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH).

Ministerio de salud de Ontario

La Asociación Canadiense de Salud Mental hace referencia a WPATH en su declaración pública del sitio web de que la transición médica para jóvenes con diversidad de género es la mejor manera de tratar la angustia que surge cuando el cuerpo de un individuo no coincide con su identidad de género.

Cada vez que alguien cuestiona la transición social temprana de niños y adolescentes con disforia de género o el uso de intervenciones médicas para alinear el cuerpo con la identidad de género, la respuesta habitual de los defensores transgénero es que existe un consenso internacional de tratamiento transgénero entre los profesionales. De hecho, el National Post publicó recientemente un artículo con una cita de un activista transgénero que dice que «la atención relacionada con la transición es segura, efectiva y cuenta con el respaldo de toda la comunidad médica».

Pautas médicas

Las pautas se están volviendo cada vez más importantes para los médicos ocupados que no pueden mantenerse al tanto de todos los desarrollos en todos los campos médicos. Para abordar esto, los organismos y las sociedades médicas profesionales comenzaron a publicar varias pautas en la década de 1990, con el fin de formular claramente las mejores prácticas médicas, asegurar a los pacientes que reciben la atención adecuada y estandarizar la atención para que la mayoría de los pacientes reciban la misma atención. Sin embargo, muchas personas comenzaron a preguntarse si las pautas médicas se están desarrollando utilizando evidencia médica de calidad y si los conflictos de intereses podrían estar influyendo en las recomendaciones.

Los desafíos en el desarrollo de guías incluyen limitaciones en la evidencia científica sobre la cual se basan las guías de práctica clínica (GPC), la falta de transparencia de las metodologías de los grupos de desarrollo, las preguntas sobre cómo conciliar las guías en conflicto y el conflicto de intereses entre los miembros y patrocinadores del grupo de desarrollo de guías.

[…]

La investigación en clientes adolescentes varones no se puede generalizar a las mujeres, una falacia milenaria en la medicina. Esto hace que toda la sección de recomendaciones para la atención transgénero de adolescentes en el WPATH SOC sea dudosa en el mejor de los casos, irrelevante en el peor. Se debe realizar una investigación para determinar por qué se ha desarrollado una nueva cohorte, y si este grupo puede incluirse en pautas que se desarrollaron para un grupo con diferentes historias y posiblemente diferentes etiologías.

[…]

Conclusión

Cuando alguien dice «la atención relacionada con la transición es segura, efectiva y está respaldada por toda la corriente principal de la comunidad médica», están basando su fe incuestionablemente en pautas desarrolladas por personas y organizaciones con conflictos de intereses, sin revisión sistemática, y sin evidencia de seguridad o eficacia del tratamiento. Estas «pautas» no cumplen con los criterios de inclusión para ninguna base de datos de pautas clínicas y no han recibido el respaldo de ningún organismo profesional en Canadá. Y, sin embargo, las pautas de WPATH se dan como la razón para apoyar lo impensable: dañar físicamente a una población angustiada y vulnerable.

Para su crédito, WPATH no dice en ninguna parte del SOC que el tratamiento haya demostrado ser seguro y efectivo. En cambio, el mensaje general en las pautas es instar a los médicos a seguir solo los deseos del paciente, dejando de lado la evidencia científica y la entrega ética de la atención.

El concepto de una identidad de género innata no está comprobado, no se puede verificar y ni siquiera tiene una definición clara. En el mismo espíritu de desventuras psiquiátricas históricas, se prescriben tratamientos somáticos para un trastorno de identidad basado psicológicamente. Cuántos niños, adolescentes y adultos jóvenes vulnerables se verán perjudicados antes de darnos cuenta de que la historia se está repitiendo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad