El experto independiente de la ONU Víctor Madrigal-Borloz ha publicado un llamativo informe al finalizar su misión de diez días en el Reino Unido. La idea central del mismo es la conocida afirmación de que hablar claramente sobre la realidad material de los dos sexos equivale a «odio», junto con la igualmente conocida desestimación de las preocupaciones sobre el impacto de las leyes de identidad de género y la salvaguarda de los niños.

Madrigal-Borloz concluye que la «Comisión de Igualdad y Derechos Humanos» (sic) del Reino Unido es «totalmente impropia de una institución creada para defender a quienes necesitan protección y pedir cuentas a los gobiernos por sus obligaciones en materia de derechos humanos» por haber aconsejado que el gobierno considere aclarar el significado de sexo en la Ley de Igualdad.

Madrigal-Borloz insta al pueblo británico a «Mantener la calma. Examinar las pruebas. Respetar la diversidad». Examinemos hasta qué punto sigue su propio consejo.

¿Mantener la calma?

Entre las afirmaciones que el Experto Independiente presenta y amplifica sin cuestionarlas se encuentran las siguientes: que se ha producido un «aumento galopante de los delitos motivados por el odio»; que los niños y adolescentes de Irlanda del Norte crecen en la más absoluta ignorancia porque las escuelas «esencialmente pueden elegir no enseñar absolutamente nada en relación con la educación sexual y reproductiva» y, lo que es más preocupante, que «los niños se están suicidando» debido a las terribles listas de espera para la «atención de afirmación de género».

No intenta verificar estas afirmaciones. He aquí algunos hechos.

  • No hay pruebas de que los delitos motivados por el odio estén «aumentando desenfrenadamente». Cuando publicó las últimas estadísticas sobre delitos motivados por el odio, el Ministerio del Interior dijo: «No se sabe con certeza en qué medida el aumento de los delitos motivados por el odio registrados por la policía es un auténtico aumento, o se debe a las continuas mejoras en los registros y a que cada vez más víctimas tienen confianza para denunciar estos delitos a la policía». Se cree que los recientes aumentos anuales se han debido a mejoras en el registro de los delitos y a la supresión de la designación como Estadísticas Nacionales de los delitos registrados por la policía, así como a un repunte general de los niveles de delincuencia al reanudarse la vida normal tras el fin de las restricciones COVID-19.
  • La educación sexual es obligatoria en todo el Reino Unido, incluida Irlanda del Norte. Hay una orden de contenido mínimo, y algunas escuelas pueden trabajar dentro de su filosofía en cuanto a lo que se enseña exactamente. Aunque hay debates sobre lo que debe enseñarse y cómo debe supervisarse el contenido, no hay pruebas de que los niños de Irlanda del Norte salgan de la escuela con una ignorancia total sobre el sexo.
  • Las afirmaciones sobre el suicidio son irresponsables y no se basan en pruebas. A menudo se afirma que los niños que se identifican como transgénero corren el riesgo de suicidarse si no se les afirma. Esto no está respaldado por pruebas, y los estudios que se suelen citar son poco sólidos. Las cifras del Tavistock GIDS muestran que se sabe o se sospecha que cuatro pacientes murieron por suicidio entre 2010 y 2020, de unos 15.000 pacientes en tratamiento o en lista de espera. Aunque esta tasa es superior a la de los adolescentes de edad similar, se sabe que esta cohorte padece comorbilidades de salud mental que aumentan el riesgo de suicidio, y las cifras no arrojan luz sobre si la transición médica reduciría ese riesgo.

¿Examinar las pruebas?

El informe del Experto Independiente carece de notas a pie de página que permitan a los lectores examinar por sí mismos lo que él considera «pruebas». Por poner sólo tres ejemplos:

  • ¿La mayoría de la población apoya la autoidentificación? Esto es una tergiversación. El Experto Independiente afirma que «la mayoría de la población apoya la eliminación de los requisitos médicos» para el cambio de sexo legal, diciendo que esta fue una conclusión de la consulta del Gobierno del Reino Unido sobre la reforma del GRA en 2020. Sin embargo, esta consulta no incluyó un ejercicio de muestreo representativo y no proporciona conclusiones sobre las opiniones de «la mayoría de la población». De hecho, cuando se realizan encuestas utilizando un muestreo representativo, éstas muestran que sólo el 17% de la población apoya que se permita a las personas cambiar el sexo registrado en su partida de nacimiento sin la aprobación de un médico.
  • ¿Aumento del 76% de los delitos de odio en tres meses? Son datos misteriosos. El Experto Independiente afirma que «una importante organización no gubernamental» le mostró datos que «indicaban un aumento del 76% de los delitos de odio contra personas trans sólo en los últimos tres meses». Esto es mucho más alto que las cifras oficiales. ¿Qué organización? ¿Cómo define esta organización los «delitos de odio»? ¿Por qué la cifra es mucho más alta que las comunicadas por la policía y la fiscalía? El Experto Independiente no da ninguna fuente de información.
  • «Enfoques de género inclusivos para las mujeres trans». Esto malinterpreta la investigación. En Escocia, dice el experto independiente de la ONU, «una organización de defensa de los derechos de la mujer examinó la actuación de 173 proveedores de viviendas sociales, 73 de los cuales aceptaron aplicar enfoques de inclusión de género en las viviendas que incluían a las mujeres trans». Sin embargo, sólo unos años más tarde, la organización informó al Experto Independiente de que sólo 9 de esos proveedores eran inclusivos en materia de género sobre el papel, y sólo 6 o 7 lo seguían siendo en la práctica.»

¿Qué significa todo esto? Aunque no se da ninguna referencia, parecen ser cifras de un informe reciente de Scottish Women’s Aid titulado Políticas, no promesas Una revisión de las políticas de maltrato doméstico de los arrendadores sociales escoceses. Trata de la actitud de los propietarios de viviendas sociales ante la violencia doméstica, que, según afirma, «es ejercida predominantemente por hombres y dirigida contra mujeres y niñas». Aunque la guía afirma que las políticas deben aplicarse a cualquier persona que sufra maltrato doméstico, incluidos hombres, lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y personas de género no binario (LGBT+), no se trata de un estudio centrado en los «enfoques inclusivos de género» para hombres que se identifican como transexuales en alojamientos para mujeres.

A lo largo del informe, el Experto Independiente hace vagas referencias a «pruebas» sin citarlas.

Al mismo tiempo, no menciona las pruebas que se le proporcionaron durante su visita: sobre el Informe Cass y las revisiones de pruebas del NICE asociadas, la experiencia de las personas que abandonan el tratamiento, la importancia de los servicios para un solo sexo y las lesbianas expulsadas de asociaciones y espacios públicos por no aceptar el mantra de que las mujeres trans son mujeres.

¿Respetar la diversidad?

El Experto Independiente se reunió con varios grupos «críticos con el género» durante su visita: Sex Matters, Fair Play for Women, Safe Schools Alliance, Labour Women’s Declaration, For Women Scotland, LGB Alliance, Lesbian Labour y Gay Men’s Network.

Pusimos de relieve cómo las leyes de identidad de género destruyen las claras protecciones contra la discriminación por razón de sexo, perjudican la libertad de expresión y de creencias para todos, y tienen un impacto perjudicial sobre la capacidad de las mujeres (incluidas las lesbianas, las mujeres de minorías étnicas y religiosas, las mujeres mayores y las mujeres con discapacidad) y los hombres homosexuales para participar plenamente en la vida pública.

Le expusimos las serias preocupaciones que suscita el enfoque de «afirmación de género» en niños y jóvenes con disforia de género. (Notas de Sex Matters, LGB Alliance, Safe Schools Alliance, Lesbian Labour).

En su informe desestima todas estas preocupaciones en un único y breve párrafo, afirmando que «el abundante trabajo del mandato» ya las ha abordado. No es así.

Afirma que su mandato sólo tendrá en cuenta las propuestas que se basen en pruebas y se inscriban en el marco de la legislación internacional sobre derechos humanos. Este párrafo es el único lugar del informe en el que califica las «experiencias vividas» de las que ha tenido noticia. Presenta nuestras experiencias vividas de silenciamiento y cancelación como meras «acusaciones».

Y ello a pesar de que ya ha habido casos basados en los derechos humanos internacionales que han confirmado los hechos y la ley al respecto. Se reunió con una de las personas (Maya Forstater) que ganó una demanda por discriminación de creencias, y oyó hablar de otras. Se le pidió que viera un breve vídeo sobre los deportados, que seguramente han alegado que se violaron sus derechos humanos al ser esterilizados y destruidas sus funciones sexuales. Se negó a verlo.

Los representantes de Sex Matters, Fair Play for Women, Safe Schools Alliance y Labour Women’s Declaration le pedimos que se hiciera una foto de grupo al final de nuestra reunión, como hizo con otros grupos de la sociedad civil. Se negó, acusándonos de haberle insultado personalmente en las redes sociales. No sabemos a qué se refería, y no nos lo dijo (pero aquí están todos los tuits).

 

Tomarse en serio los derechos

Su informe deja claro que sencillamente no se toma en serio los derechos humanos y comete el mismo error que el Centre for Global Development (véase Forstater contra CGD [2021]) y la Humberside Police (véase Miller contra College of Policing [2021]).

En su informe sugiere que los políticos que respondan a la pregunta «¿Qué es una mujer?» podrían no superar la prueba del Plan de Acción de Rabat sobre el límite entre la libertad de expresión y la incitación al odio. Pero olvida señalar que el Plan de Acción de Rabat establece que existe un «umbral elevado para definir las restricciones a la libertad de expresión». Es el mismo umbral elevado que define el artículo 17 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Que es el mismo umbral en los «Criterios Grainger» para interpretar lo que significa ser «digno de respeto en una sociedad democrática» con respecto a la característica protegida de las creencias en la Ley de Igualdad del Reino Unido.

Víctor Madrigal habla de respetar los derechos humanos, pero se niega a ponerse al lado de quienes han sido estigmatizados y discriminados por sus creencias y se dedican a defender los derechos humanos.

En cambio, alega que «el discurso político público odioso e hiriente» (como preguntar qué es una mujer) ha «causado un daño profundo y de gran alcance a la salud mental de las personas trans». Citó a una persona que dijo: «No puedo enfatizar lo vulnerables que yo y otras personas trans nos sentimos en este momento. Conozco a muchas personas trans que sienten tanto miedo que no salen de casa». Otros, dijo, hablan de suicidio y autoexilio.

No son respuestas racionales al actual debate político. Como ha dicho el EHRC en respuesta a una carta reciente de Stonewall:

«Es decepcionante que a las personas trans se les transmita el mensaje de que [aclarar la definición de sexo en la Ley de Igualdad de 2010] les imposibilitaría vivir su día a día con seguridad y dignidad. Este tipo de comentarios infundados no hacen sino generar más miedo y preocupación entre una comunidad que ya sufre demasiada discriminación.»

La visita del Experto Independiente al Reino Unido ha sido una oportunidad perdida para que un experto internacional en derechos humanos aprendiera más sobre cómo un país con sólidas leyes de igualdad, una cultura de democracia, libertad y tolerancia y una sociedad civil diversa está tratando de encontrar una manera de equilibrar los derechos humanos.

El Experto Independiente afirma que «las personas con las que se reunió se declararon incapaces de sugerir una fórmula ganadora para avanzar en una situación que se ha llevado a un estado de tal acritud». Esto es sencillamente falso. Le dimos una fórmula ganadora:

Respetar los derechos humanos universales + Reconocer la realidad material + Comprender la ley X Diálogo de buena voluntad = Progreso para identificar puntos en común + Ámbitos de desacuerdo + Soluciones que respeten los derechos de todas/todos

Madrigal eligió rechazar esto, decidiendo en cambio amplificar los miedos irracionales entre las personas mentalmente vulnerables, y usar esos miedos como un garrote para atacar la cultura democrática del Reino Unido.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad