La columnista Suzanne Moore sostiene que se ignora o se califica de “transfóbico” mencionar cualquier conflicto con los derechos de las mujeres. Lo que más me indigna, afirma, es el absoluto abandono del periodismo más básico por parte de los medios de comunicación de izquierdas. La primera mentira es que no hay conflicto entre los derechos de las personas trans y los derechos de las mujeres, y que la autodeterminación nunca causa daño.

En realidad no sé lo que pasa cuando las ruedas se desprenden de un autobús, pero supongo que no es nada bueno. Si supiera más sobre ruedas y autobuses, quizá tendría una columna de motor en lugar de ésta. Pero aquí es donde estoy y sé algo sobre escribir columnas, periodismo y feminismo, te guste o no.

Las ruedas del autobús de la llamada «ideología de la ideología de género» se han ido soltando desde hace algún tiempo, aunque si sólo leyeras ciertos periódicos, vieras ciertos cómicos o vieras sólo la BBC apenas lo sabrías. Censura es una palabra demasiado rudimentaria para referirse a cómo se trata el tema de los derechos trans. Es más bien que cualquier conflicto con los derechos de las mujeres se descarta, se ignora o se considera «transfóbico».

Si mañana me declarara hombre, me extirparan los pechos y me hicieran un falo inviable con carne de mi brazo, me seguirían llamando transfóbica.

El comité invisible de los justos ha decidido que mi defensa de las mujeres y mi creencia en la biología me convierten en transfóbica. Por eso dejé mi antiguo periódico, para poder escribir como quisiera.

Por eso mi antigua colega Hadley Freeman también se ha ido, después de pasar allí su vida adulta. Ayer concedió una convincente entrevista en Woman’s Hour en la que habló de los temas sobre los que no se le permitía escribir, como el antisemitismo y la cuestión trans.

Freeman, a quien apenas conocía entonces, me defendió cuando 330 empleados [del periódico] escribieron una carta en la que querían poner fin a lo que calificaban de «transfobia» en The Guardian. En la columna que los desencadenó, yo había preguntado por el enorme aumento del número de chicas adolescentes (a menudo autistas, con trastornos alimentarios y un historial de autolesiones) que querían hacer la transición. Freeman tuvo el valor de hablar públicamente de lo que creía correcto.

Muchos otros colegas me enviaron y me siguen enviando mensajes de apoyo. En privado. Mi respeto por ellos disminuye día a día. Junto a estos mensajes, recibo amenazas y me dicen que soy responsable del «genocidio» de las personas trans. Los hechos no importan. En realidad, el año pasado no hubo ningún asesinato de personas trans en Gran Bretaña. Sin embargo, hubo entre dos y tres mujeres asesinadas cada semana.

Lo que más me molesta es el absoluto abandono del periodismo básico por parte de los medios de comunicación de izquierdas. La primera mentira es que no hay conflicto entre los derechos de las personas trans y los derechos de las mujeres, y que la autoidentificación nunca causa daño.

En realidad, existe un conflicto, y está desgarrando al Partido Nacional Escocés, cuya líder, Nicola Sturgeon, apoya un proyecto de ley que facilitaría a las personas cambiar legalmente su sexo sin un diagnóstico médico. La cuestión también ha dividido a los Verdes y, de hecho, ha acabado con el Partido por la Igualdad de la Mujer. En privado, la mayoría de los laboristas no creen que las mujeres puedan tener pene; simplemente no lo dicen en público.

La falta de información sobre la verdad por parte de la llamada izquierda es vomitiva. Durante años, hemos sabido de Mermaids [la organización para menores autodiagnosticados trans]. Susie Green, hasta la semana pasada su directora ejecutiva, se escondía a plena vista, jactándose de haber castrado a su hijo a los 16 años.

Durante años, los denunciantes nos contaron lo que ocurría en el Centro Tavistock de Londres: la prescripción de hormonas (un tratamiento para los menores que quieren hacer la transición) después de solo tres sesiones de 50 minutos. Los destransicionadores empezaban a hablar. Ni a Hadley ni a mí se nos permitía escribir sobre ello.

Stonewall había conseguido captar a todas las organizaciones y premiarlas por ser «transinclusivas». ¿Qué significaba esto? ¿Creer que la mujer es un sentimiento en la cabeza de un hombre? ¿Reescribir la ley de igualdad para que las personas con genitales masculinos puedan estar ahora en cárceles de mujeres y en centros de crisis por violación?

Se han difundido estadísticas erróneas sobre el suicidio, basadas en un pequeño estudio. Lo que se ha censurado en la izquierda es información real, no opiniones: información sobre bloqueadores de la pubertad, información sobre el número de delincuentes sexuales que dicen ser mujeres en prisión, información sobre lo que JK Rowling dijo realmente, información sobre atletas trans [que compiten contra mujeres] habiendo pasado por la pubertad masculina, información sobre posturas públicas. La mayoría de la gente es liberal y simpatiza con las personas trans, como debe ser. Cuando se les dice que la mayoría de los varones transfemeninos conservan sus genitales masculinos, esas personas se sienten más incómodas con la idea de que las mujeres compartan sus espacios íntimos.

Peor que todo esto, sin embargo, es la autocensura de la que habló Chimanda Ngozi Adiche en su conferencia Reith de la semana pasada: tenemos una generación que, aunque pueda pensar de forma crítica, tiene miedo de convertirse en un paria de su tribu. Este marginado sólo puede decir: «Libérate, es glorioso». Al final, es una cuestión de principios por encima de la popularidad.

«Todo periodista es un moralista. Es absolutamente inevitable», escribió Marguerite Duras. Bueno, los buenos lo son. Pero no se lo digan a The Guardian.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad