Rosie Kay, imagen de Twitter.

Las y los artistas que se hayan visto cancelados a sí mismos y a su trabajo debido a sus creencias personales recibirán el apoyo de una nueva organización que se describe a sí misma como “un proyecto de emergencia para abordar la cultura del miedo y la intimidación” en las industrias creativas.

Freedom in the Arts ha sido fundada por Rosie Kay, una bailarina y coreógrafa que se vio obligada a dimitir de su compañía en 2021 tras ser acusada de hacer comentarios transfóbicos, y Denise Fahmy, exfuncionaria superior del Arts Council England que dijo que se sentía obligada a dimitir después del acoso por sus creencias críticas sobre (la autoidentificación de) género.

La nueva organización ofrecerá apoyo a artistas que descubran que su trabajo ha sido cancelado y «defenderá la libertad artística», además de responsabilizar a las instituciones artísticas para garantizar que «dan la bienvenida a una diversidad de pensamientos y creencias».

Las y los artistas serán puestos en contacto con una red de otras personas que han tenido experiencias similares, para ayudarles a superar la “experiencia estresante”, dijo Kay. También se les dirigirá a asesoramiento legal si desean presentar demandas por discriminación.

Kay y Fahmy han contado con el apoyo de más de 30 artistas, novelistas, compositores/as y coreógrafos/as que han firmado una carta abierta condenando una “cultura de autocensura y pensamiento grupal” que, según argumentan, es “fundamentalmente dañina” y “una amenaza existencial” a las artes.

“Las escuelas de arte, galerías, teatros, escenarios de danza y música, y escenarios cinematográficos alguna vez fueron plataformas que alimentaron ideas diversas… Hoy en día, muchas de estas instituciones discriminan activamente a artistas y al público que no comparten sus puntos de vista”, se afirma en la carta.

Las firmas incluyen a John Boyne, el autor de “El niño con el pijama de rayas”, el compositor Sir James MacMillan, el compositor nominado al Bafta Christian Henson y la artista textil Jess de Wahls.

Claudia Clare, una ceramista a la que se hizo retirar de una exposición en el Museo de Historia del Pueblo de Manchester una jarra de cerveza que hacía referencia a la masacre de Charlie Hebdo en París, es signataria, al igual que la artista británico-yemení Tasleem Mulhall, a quien le apedrearon su escultura de una mujer a punto de ser castigada por adulterio, amenazada con ser expulsada de una galería de Londres en 2015.

El diputado [del distrito] de Mulhall, Lord Goldsmith de Richmond, luchó con éxito para mantener la escultura en su lugar, pero recibió amenazas de muerte y tuvo que instalar una sala de pánico en su casa. posteriormente vendió la obra a un museo polaco, pero dice que ha habido intentos de cancelarla durante varios años. El museo de Manchester dijo en ese momento que la obra de Clare fue retirada por razones de seguridad.

Ewa Justka, una profesional de la música electrónica nacida en Polonia, dijo que había perdido miles de libras en los últimos meses y recibió mensajes abusivos online después de que publicara en Instagram en julio en apoyo a JK Rowling y la postura de la profesora Kathleen Stock sobre cuestiones transgénero.

En 2017, Justka fue honrada con los Premios Oram para artistas de sonido electrónico, que llevan el nombre de una compositora pionera de la BBC, y a principios de este mes la invitaron a dirigir un taller que estaban organizando en el Centro de Artes Gulbenkian en Canterbury.

Justka, de 34 años, que estudió en Goldsmiths, Universidad de Londres, dijo: “He estado haciendo música e instrumentos electrónicos durante diez años. Es un campo dominado por los hombres. Gané un premio para apoyar a las mujeres que trabajan en este campo, pero mis talleres y reservas fueron cancelados cuando expresé mis opiniones. El mundo del arte se ha vuelto intolerante, pero los artistas deben ser libres de decir lo que piensan”.

Después de recibir amenazas por su postura, Rowling la apoyó en Twitter/X. Su publicación original incluía una imagen con las palabras “Lesbiana: una mujer homosexual”, con “los no hombres atraídos por los no hombres” tachado, y la pregunta a sus seguidores: “¿Están preocupadas por el constante cambio de lenguaje, que deshumaniza la vida de las mujeres?”. ¿Cuerpos y derechos de las mujeres y espacios sólo para mujeres?”

Pero después de su publicación en apoyo a Rowling y el intercambio de emails con los organizadores sobre su creencia de que una mujer era una “mujer humana adulta”, su invitación fue revocada. Otras organizaciones también cancelaron sus talleres y actuaciones.

Los Premios Oram dijeron en un comunicado que “la seguridad, el apoyo y la inclusión de las comunidades trans, no binarias y de género diverso dentro de nuestra comunidad de premios más amplia es tan vital ahora como lo era cuando empezamos”, y que los premios “reservan el derecho a decidir no trabajar con nadie cuyas acciones [sic] estén en desacuerdo con nuestros valores y objetivos declarados”.

Simon Fanshawe, escritor y uno de los firmantes de la carta, dijo que la financiación de las artes estaba siendo restringida por “limitaciones ideológicas”. Dijo: “Escuché de directores artísticos de todo el Reino Unido que sus opciones para encargar trabajos se están viendo severamente limitadas por la política de los financiadores… Escribe sobre esto y [hazlo] así o ni siquiera serás considerado para una subvención».

Rosie Kay dijo que Freedom in the Arts examinaría las políticas de igualdad y diversidad de las instituciones y tiene como objetivo llevar a cabo investigaciones académicas sobre la cancelación de artistas. «Queremos señalar que algunas de sus orientaciones sobre Equidad, Diversidad e Inclusión pueden, de hecho, ser discriminatorias… Necesitamos revisar esas políticas y comprobar que están en línea con la ley, no van más allá de la ley», Dijo Kay. Actualmente, el grupo se financia con donaciones, pero solicitará subvenciones y financiación para investigación.

Kay dijo que había visto varias compañías de danza en crisis tras acusaciones de racismo y que conocía a coreógrafos a quienes se les había pedido que modificaran el reparto de las producciones para incluir a más bailarines no blancos.

El mes pasado, Denise Fahmy obtuvo una disculpa formal y un acuerdo financiero por parte del Arts Council England después de que un tribunal laboral determinara que había sido acosada.

Lloyd Newson, bailarín y director que fundó la compañía de teatro físico DV8, dijo: “Rechacé un trabajo porque la organización no pudo negociar varias cuestiones que requerí cambiar en su contrato y código de conducta, que en parte incluían no ‘discriminar’ en relación con la ‘religión’ y la ‘identidad de género’. Como les expliqué, me han acusado de discriminar la religión en varias de mis obras (que luego ganaron premios)”. El espectáculo de Newson de 2012 en el Teatro Nacional, ¿Podemos hablar de esto?, examinó la libertad de expresión y el Islam.

Mulhall declaró: “Las artes se están volviendo políticas, vigilantes y discriminatorias, y restringen el derecho a la libertad de expresión. Aunque muchas galerías e instituciones aprecian mi trabajo, se resisten a exhibirlo”. […] 

Artículo completo
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad