El próximo  26 de julio, Helen Webberley, una médica de cabecera de Reino Unido, comparecerá ante un Tribunal a instancias del Consejo Médico General (GMC) que la investiga desde 2016. Webberley es fundadora de GenderGP, una clínica de género online que sigue los protocolos afirmativos en la atención a pacientes transgénero y que fue suspendida en 2017 por el GMC por operar sin licencia y recetar hormonas a menores de 12 años. En 2018, Webberley trasladó su negocio a Málaga.

Según el relato de  grahamlinehan y de walesonline The Times descubrió en 2020 que una farmacia en línea, Clear Chemist, había estado vendiendo tratamientos hormonales a ‘niños trans’ en Internet y que este medicamento estaba siendo recetado por GenderGP, la clínica fundada originalmente por Helen Webberley.

En 2017, Helen Webberley fue suspendida por el Consejo Médico General, en espera de una investigación sobre su conducta. Ella y su esposo, Michael, estaban operando una clínica de género sin licencia, cobrando a los pacientes entre £ 75 y £ 150 por hora por sus servicios y recetando hormonas a niños de tan solo doce años. En diciembre de 2018, Webberley fue declarada culpable de brindar servicios de atención médica de manera ilegal.

La clínica de los Webberley estaba relacionada con la muerte de la adolescente, Jayden Lowe, que les había comprado testosterona online varios meses antes de suicidarse trágicamente. La madre de Jayden no tenía idea de que la clínica que suministraba estos medicamentos no estaba regulada y exigió una segunda investigación sobre la muerte de su hija después de conocer la verdad.

Según walesonline, Webberley trataba a 1.600 pacientes transgénero y niños disfóricos de género desde su hogar. Fue multada con £ 12,000 en diciembre de 2018 después de que un juez dijera que había una «clara negativa a seguir la ley», mientras que el regulador dijo que representaba un riesgo para la seguridad del paciente.

Helen y Michael Webberley trasladaron sus actividades a España y GenderGP permaneció en el negocio del género. En 2019 fue adquirida por Harland International, una empresa registrada en Hong Kong en 2018 que se describe a sí misma como “especialistas LGBTQI en salud”. Aparte de eso, parece que hay muy poca información disponible.

Una anomalía en la ley del Reino Unido permite a las farmacias británicas dispensar recetas de clínicas de fuera de Reino Unido. En consecuencia, GenderGP puede recetar bloqueadores y hormonas a pacientes en Gran Bretaña lo que permite a los jóvenes eludir algunas salvaguardias y listas de espera del NHS, el Servicio Nacional de Salud.

Además de ser recetados por clínicas con sede en el extranjero, los bloqueadores de la pubertad y las hormonas del sexo cruzado se venden en Internet a través de farmacias ilegales en línea.

A los pacientes de GenderGP se les cobra una tarifa inicial de £ 195 para unirse y luego una tarifa de suscripción mensual de £ 30. Antes de que se les emita una receta, los pacientes deben tener una «sesión de recopilación de información» por la que se les cobrará otras 65 libras esterlinas. Sin embargo, todas las demás sesiones de asesoramiento / apoyo son completamente voluntarias.

Helen Webberley todavía aparece en el sitio web de GenderGP y figura como «asesora no médica» en la clínica.

Webberley dijo a Gay Star News que había prescrito bloqueadores de la pubertad a una niña de 12 años que había sido remitida a su clínica por la organización Mermaids. Mermaids solían enlazar a la página web de GenderGP desde su propia web. Ese enlace se eliminó el año pasado siguiendo el consejo de la Lotería Nacional, que acababa de otorgarle £ 500,000. Sin embargo, GenderGP aún participa en un foro privado alojado en el sitio web de Mermaids. A pesar de que se supone que Mermaids modera este foro, GenderGP ha sido mencionado cientos de veces por padres que están usando sus servicios y aparentemente no saben que la clínica no está regulada en el Reino Unido.

Según @Transgendertrd, el foro de padres de Mermaids se está utilizando para promover las actividades de GenderGP.

Desde que The Times publicó la historia, el Consejo General de Farmacéuticos ha dicho que está investigando este tema con urgencia debido a la preocupación de que GenderGP elude los controles y salvaguardas del NHS que generalmente se requieren cuando se recetan estos medicamentos. Y parece que a la farmacia en cuestión se le ha impedido dispensar más recetas de GenderGP. Sin embargo, la clínica está buscando puntos de venta alternativos a través de los cuales vender sus productos.

A pesar de la sentencia de los tribunales en el caso Keira Bell contra Tavistock (diciembre de 2020), en que los jueces advierten de que los menores de 16 años no están capacitados para dar un consentimiento realmente informado y de los incontestables estudios que señalan los riesgos,  Webberley ha afirmado que seguirá administrando bloqueadores y hormonas a quien, según su criterio, los necesiten. 

¿Conocen las autoridades españolas las actividades de Webberley? ¿Saben si son las mismas por las que ha sido suspendida en Reino Unido?

Con razón el titular de grahamlinehan: esta gente debería estar en la cárcel.

Artículo original
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad