La Organización Mundial de la Salud prepara nuevas directrices sobre la atención médica a las personas trans. Ya ha adelantado que esas directrices defenderán la atención afirmativa y el reconocimiento legal de la autodeterminación de la identidad de género autodeclarada. Las directrices serán elaboradas por transactivistas y por destacados miembros de la desprestigiada Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH). Es una rendición sin condiciones al lobby transgenerista.

La Sociedad para la Medicina de Género basada en la Evidencia ha publicado el siguiente comunicado sobre las directrices y el grupo de expertos seleccionados por la OMS:

El 18 de diciembre de 2023, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la composición final del Grupo de Desarrollo de Directrices (GDG), encargado de desarrollar directrices relacionadas con la salud de las personas transgénero en 2024, y buscó comentarios del público. Las directrices se centrarán en cinco áreas: prestación de atención de afirmación de género, formación médica, políticas de salud de afirmación de género , provisión de atención de salud para personas trans y de género diverso que sufrieron violencia interpersonal en función de sus necesidades ”, así como el reconocimiento legal de la identidad de género autodeterminada

Está previsto que el grupo se reúna en la sede de la OMS en Ginebra del 19 al 21 de febrero de 2024 para evaluar e interpretar la evidencia, formular recomendaciones de directrices y sugerir estrategias de implementación. Dado que los adolescentes y adultos jóvenes son el grupo más grande y de más rápido crecimiento de personas identificadas como transgénero, es probable que las directrices de la OMS se apliquen a este grupo vulnerable como población objetivo.

Hay varias preocupaciones relacionadas con este anuncio de la OMS. Específicamente, incluyen una composición sesgada del panel de guías , un período de comentarios públicos manejado de manera inapropiada y el apresurado proceso de desarrollo de guías en general. Además, el lenguaje del anuncio no parece ser neutral. Establece el objetivo de «aumentar el acceso y la utilización» de, presumiblemente, intervenciones afirmativas de género por parte de «personas trans y de género diverso», y declara el objetivo del reconocimiento legal de la «identidad de género autodeterminada». Esto sugiere que la decisión de promover la transición de género en los respectivos ámbitos sociales (médico, político, legal) ya se tomó antes de que el grupo se reuniera para revisar e interpretar la evidencia, un paso que debe preceder e informar las recomendaciones de las directrices. Todas estas preocupaciones hacen que esta directriz de la OMS corra el riesgo de producir recomendaciones sesgadas y poco confiables.

Es probable que los países con autoridades de salud pública sólidas que han demostrado un compromiso con los principios de la medicina basada en evidencia en el área de la medicina de género juvenil (por ejemplo, InglaterraSueciaFinlandia ) ignoren las directrices sesgadas de la OMS. Sin embargo, los países con menos recursos, o los países donde las autoridades de salud pública recién están comenzando a tomar nota de los debates internacionales, serán los más afectados por tener que lidiar con una guía respaldada por la OMS que puede tener la apariencia de una guía basada en evidencia, pero que puede ser promover intervenciones potencialmente no beneficiosas o incluso perjudiciales para los jóvenes con disforia de género. Por esta razón, las personas y organizaciones preocupadas por la salud y el bienestar de los jóvenes con disforia de género deben prestar mucha atención al anuncio de la OMS y a las importantes preocupaciones que plantea. A continuación detallamos cada una de estas preocupaciones. La fecha límite para comentarios públicos es el 8 de enero de 2024.

Composición sesgada del panel de directrices

La composición del panel de directrices (es decir, los miembros del GDG) es crucial para garantizar un proceso de desarrollo de directrices metodológicamente apropiado y basado en evidencia. Según el manual de desarrollo de directrices de la OMS , un conflicto de intereses es “ cualquier interés que pueda considerarse razonablemente que afecta la objetividad y la independencia de una persona mientras trabaja con la OMS. Es de destacar que esta es también la definición que la OMS describe que brindan a los posibles miembros del GDG cuando les piden que declaren tales conflictos. Se hace especial mención a un subtipo de COI no financiero, el “conflicto de intereses intelectual”, definido como “actividades académicas que crean el potencial para un apego a un punto de vista específico que podría afectar indebidamente el juicio de un individuo sobre una recomendación específica”.

Desafortunadamente, incluso una revisión superficial de los miembros del GDG [Ver composición más abajo] muestra que varios miembros del grupo tienen conflictos de interés importantes en una, dos o las tres áreas: publicación previa que puede comprender la base de evidencia bajo consideración; declaración pública de una forma de opinión o posición relacionada con el tema; y afiliación con organizaciones relacionadas con el tema de las directrices. Muchos tienen un fuerte sesgo intelectual a favor de la “afirmación de género”. Más de 1/3 son miembros de WPATH (algunos líderes de alto nivel), que promueve enfoques médicos afirmativos de género. Además, varios han expresado opiniones firmes (en entornos legales y de investigación) de que una identidad transgénero tiene una base biológica inmutable; afirmó que las intervenciones de afirmación de género son siempre seguras y efectivas y nunca dañinas; y estigmatizó las alternativas no invasivas como la psicoterapia exploratoria como «terapia de conversión». 

A continuación se presentan algunas citas de los miembros del grupo GDG que demuestran la dirección y el sesgo de sus opiniones:

«Las investigaciones indican que factores biológicos y genéticos inmutables influyen en la identidad de género de una persona… [es] incorrecto dar a entender que la identidad de género de una persona transgénero es… menos intrínseca o menos importante que su sexo asignado al nacer, (sic) o que se mantiene en contraste con la ‘realidad biológica’”.   Posición expresada en  2019  en un entorno legal por el miembro del GDG Walter Bockting, ex presidente de WPATH que supervisó el lanzamiento de «Standards of Care 7» de WPATH  y ex editor de la revista oficial de WPATH.

“Los efectos secundarios reales de la atención médica de afirmación de género, para quienes pueden acceder a ella, incluyen una calidad de vida significativamente mejorada, resultados de salud y bienestar significativamente mejores, una disminución dramática de la angustia, la depresión y la ansiedad y un aumento sustancial de la euforia … No corremos riesgo de sufrir daños al afirmar nuestro género.»   Posición expresada en  2022  por Teddy Cook, vicepresidente de AUSPATH en una entrevista a los medios.

“La llamada “terapia de exploración de género” es esencialmente indistinguible de las prácticas de conversión. Pasa la voz”.   Posición expresada en un Tweet en 2023 por Florence Ashley, un profesor de derecho transfemenino canadiense.

Es de destacar que las posiciones anteriores no están respaldadas por la evidencia y, como tales, representan opiniones, no hechos. Por ejemplo, la opinión de que la exploración del malestar de género es una «terapia de conversión» está en desacuerdo con las recomendaciones actuales de las autoridades sanitarias de Suecia , Finlandia e Inglaterra de que las intervenciones psicosociales no invasivas deberían ser la primera línea de tratamiento para jóvenes con disforia de género. Además, ninguna revisión sistemática de calidad de la evidencia ni ningún estudio de calidad a largo plazo ha podido identificar beneficios creíbles de la transición de género a la salud física o mental. Ningún estudio ha podido identificar un factor biológico inmutable que conduzca a una identidad transgénero, un hecho reconocido por la declaración científica de la Endocrine Society sobre sexo e identidad de género.

[…] Esta composición sesgada del panel, en la que la mayoría del grupo GDG ha expresado fuertes opiniones unilaterales sobre el tema, parece estar en contradicción con las políticas de gestión de conflictos de intereses de la propia OMS.

Las fuertes opiniones a favor de la transición sostenidas por los miembros del GDG, una marcada ausencia de personas o profesionales preocupados por el perfil desfavorable de daño-beneficio de la transición de género de los jóvenes y una falta de experiencia metodológica independiente entre el panel de directrices actual (GDG) ponen las eventuales recomendaciones de las directrices en alto riesgo de sesgo y disminuyen seriamente la credibilidad de las recomendaciones.

Consulta pública mal manejada

El plazo del período de comentarios públicos (anunciado el 18 de diciembre, durante las vacaciones de Navidad y Año Nuevo, con fecha límite para comentar el 8 de enero) es demasiado corto para que las personas, organizaciones y otras partes interesadas interesadas tomen nota del anuncio. interactúe con la composición del panel y comente sobre ella. Es de destacar que cuando el anuncio original de este esfuerzo se hizo a principios de este año (que contenía solo una lista parcial de los miembros del GDG), también ocurrió durante un período común de vacaciones de verano y proporcionó un escaso período de comentarios de dos semanas y un panel incompleto.

Además, el hecho de que la OMS ya haya anunciado la fecha del 19 al 21 de febrero de 2024 para la reunión del grupo en Ginebra para hacer sus recomendaciones sugiere que la OMS no anticipa ningún cambio significativo en la composición del panel en respuesta a la consulta pública. 

Un proceso inusualmente apresurado para crear una directriz clave

El desarrollo de directrices es un proceso largo en cualquier organización, y especialmente en la OMS. Implica muchos pasos, desde la formación de paneles, el encargo de síntesis de evidencia a grupos independientes a través de procesos de solicitud de propuestas prolongados y complicados, hasta la participación de metodólogos independientes para apoyar el desarrollo de la guía.

El hecho de que la primera vez que se anunció la composición completa del GDG fue el 18 de diciembre de 2023 (el anuncio anterior de junio de 2023 solo incluía a 2/3 de los miembros del panel) y que la reunión del grupo para hacer recomendaciones ya esté programada para febrero de 2024, indica una velocidad de desarrollo de directrices extremadamente rápida, e incluso sin precedentes. El amplio alcance de las directrices (que abarca consideraciones médicas, políticas y legales) hace aún menos plausible que un proceso apresurado pueda garantizar que se minimicen los sesgos en las recomendaciones finales para que las recomendaciones puedan considerarse creíbles.

Recomendaciones SEGM

Dados los profundos problemas mencionados anteriormente, es aconsejable que la OMS haga una pausa en el proceso  (incluido el aplazamiento de la reunión de Ginebra de febrero de 2024) y vuelva a la mesa de dibujo. SEGM tiene las siguientes recomendaciones:

1- La OMS debe garantizar que el panel de directrices (GDG) represente adecuadamente la diversidad de puntos de vista sobre este complejo asunto. Existe una clara divergencia en los enfoques para el manejo de la disforia de género con respecto a la provisión de intervenciones hormonales para los jóvenes, que se ha vuelto mucho más evidente en los últimos 36 meses. Los enfoques actuales van desde los “afirmativos de género” (proporcionar a todos los jóvenes que desean modificaciones corporales todas las tecnologías médicas disponibles para lograr los cambios físicos deseados), hasta la psicoterapia dirigida con intervenciones médicas sólo como último recurso para una población de jóvenes estrechamente definida, hasta moratorias hasta que la investigación clínica pueda demostrar la seguridad y eficacia de cualquier intervención. La composición del GDG debe representar esta diversidad de puntos de vista.

Además, las directrices médicas deben abordar el creciente fenómeno de la detransición: un grupo vulnerable de pacientes para quienes ninguna organización ha creado directrices de práctica clínica. Por este motivo, deben estar representados los detransicionistas y los profesionales que trabajan con este grupo de pacientes.

2- La OMS debe garantizar que los conflictos de intereses de los expertos se gestionen adecuadamente… Dado que la evaluación es subjetiva, es importante que los miembros del comité directivo sean independientes y no hayan adoptado un punto de vista sobre este tema polémico.

3- La OMS debe garantizar la presentación de informes transparentes sobre el proceso de elaboración de directrices… Como ocurre con cualquier tema controvertido, la directriz debe informar de forma explícita y transparente a quiénes se les da prioridad y por qué estas prioridades son apropiadas; qué umbrales utilizó el GDG para determinar la magnitud de los efectos (y dónde se obtuvieron estas medidas), y por qué algunos factores que afectan la recomendación reciben más peso que otros.

Artículo completo

 

FIRMA LA PETICIÓN AQUÍ


UN PANEL FORMADO POR TRANSACTIVISTAS Y PARTIDARIOS DE LA AFIRMACIÓN DE GENERO

Los expertos nombrados por la OMS son activistas o pertenecen a organizaciones bien conocidas del lobby transgenerista como ILGA, GATE o ACON; defienden y ejercen la atención afirmativa y muchos forman parte de la controvertida Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH), la organización que establece los estándares de atención a personas transgénero promoviendo la mediación temprana de los menores y eliminando casi todos los límites de edad mínimos para intervenciones médicas y quirúrgicas.

Alicia Krüger . Consultora del Consejo Federal de Farmacia (CFF), del que coordina el Grupo de Trabajo de Atención Farmacéutica para la población LGBTQIAPN+.

Apako Williams. Director de Tranz Network Uganda (TNU), una sociedad dedicada a la defensa de los derechos de las personas transgénero y de género no conforme en Uganda.

Ayouba El Hamri. Activista trans. Responsable de programas en Transat, el primer grupo trans en el suroeste de Asia y el norte de África. Miembro de Queer Women Network.

Chris McLachlan. Se identifica como transmasculina y no binaria. Miembro del consejo de la Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH). Proporciona asistencia sanitaria para la afirmación del género. Copresidió la elaboración de las directrices de atención sanitaria con afirmación de género para Sudáfrica de la Southern African HIV Clinicians Society y fue uno de los autores de Standards of Care 8 de WPATH.

Cianán Russell. Responsable de políticas de ILGA-Europe y miembro de GATE (ambas ongs transactivistas)

Elma de Vries. Miembro fundador de la Professional Association for Transgender Health South Africa (PATHSA), y coautora de Guía de Afirmación de Género para South Africa.

Erika Castellanos. Transfemenino. Director Ejecutivo de GATE, Global Action for Trans Equality (transactivistas)

Eszter Kismödi. Su trabajo incluye el desarrollo de políticas y la investigación en varios países sobre la reclasificación de la identidad y la expresión de género. Ha coordinado una investigación jurídica y política y una colaboración multinacional sobre el reconocimiento legal del género en nueve países de Asia y el Pacífico. Miembro de GATE, Global Action for Trans Equality (transactivistas)

Felisbela Maria de Oliveira Gaspar. Experto en formación del personal sanitario en cuestiones de género.

Gail Knudson. ha participado en numerosos desarrollos de directrices, paneles internacionales y comités de consenso sobre salud transgénero y de género diverso. Es coautora de las versiones 7 y 8 de las normas de atención de la Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH). Además, es copresidenta del Instituto de Educación Global de la WPATH y fue presidenta de la WPATH y de la Asociación Profesional Canadiense de Salud Transgénero (CPATH).

Phan Thi Thu Huong. Miembro del Consejo de redacción en desarrollo de Gender Law

Rena Janamnuaysook. Fundador de la primera clínica de salud para personas transgénero de la región. Cofundadora de la Thai Transgender Alliance, la primera organización de derechos humanos de Tailandia dirigida por personas transgénero.

Saima Paracha. Asesora técnica en VIH/SIDA para el Programa Nacional de Control del SIDA de Pakistán, con especial atención a las enfermedades infecciosas, en concreto el VIH y las coinfecciones por VIH (tuberculosis, hepatitis vírica e infecciones de transmisión sexual).

Sanjay Sharma Director Fundador y Consejero Delegado de la «Asociación para la Salud Transgénero en la India». Miembro de la Junta Directiva de la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH)

Shobini Rajan. Dirigió la agenda de la Salud Transgénero en la India.

Teddy Cook Director de ACON, una ong transactivista, fundador de TransHub, una web que contiene información sobre la afirmación de género social, médica y legal y miembro de numerosas organizaciones transgeneristas.

Walter Bockting Investigador principal de grandes sobre el desarrollo de las identidades trans y no binarias. Experto en atención sanitaria de afirmación del género, así como en la salud mental y la adaptación psicosocial de niños, adolescentes, adultos y sus familias transgénero, de género no binario y de género diverso. Bockting fue presidente de la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero.

Walter Bouman trabaja como especialista en salud transgénero en el Nottingham Centre of Transgender Health de Nottingham. Es miembro fundador de la Asociación Profesional Europea de Salud Transgénero (EPATH) y de la Asociación Británica de Especialistas en Identidad de Género (BAGIS). Walter es también redactor jefe de la revista International Journal of Transgender Health.

Yanyan Araña Persona transgénero. Es Directora de Programas de Transcend by LoveYourself, la rama de LoveYourself Inc. que ofrece servicios de salud sexual y afirmación de género. También participa en la Asociación Profesional Filipina de Salud Transgénero y es miembro de Lakanbini Advocates Pilipinas Inc., la mayor red de organizaciones transgénero de Filipinas.

Zakaria Nasser Cofundó Qorras, un grupo que produce conocimiento “feminista” queer.

Fuente: Elaboración propia a partir de documentación de la OMS

De acuerdo con la política de la OMS sobre conflictos de intereses, los miembros del público y las organizaciones interesadas pueden acceder a las biografías de los miembros del GDG para esta directriz e informar a la OMS de sus puntos de vista sobre ellos. La lista está compuesta por 21 miembros. Todos los comentarios deben enviarse por correo electrónico a  hiv-aids@who.int antes del 8 de enero de 2024.


 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad