He estado pensando en ese proverbio: «Una mentira da la vuelta al mundo mientras la verdad sigue poniéndose los zapatos». Todavía me estoy recuperando de asistir a la Marcha de las lesbianas de San Francisco (Dyke March), donde se trató a un grupo de viejas lesbianas como el enemigo. Nos sentimos objetos de odio y de ira. Mi cuerpo ha sentido  estrés y miedo de ser destruido por una mafia. Mientras tanto, tuve que contrarrestar una tormenta de fuego de acusaciones falsas que aparecieron en las redes sociales y relatos difamatorios publicados por SF Dyke March, National Center for Lesbian Rights, y el Bay Area Reporter.
Fui una de las diez lesbianas que se citaron en BART para asistir a la Marcha de las lesbianas de San Francisco. No éramos un «grupo», sino un conglomerado ad hoc de lesbianas del Este de la Bahía que fuimos a caminar pacíficamente en la marcha. No vinimos a confrontar. No todas nos conocíamos. Eramos feministas lesbianas viejas y de mediana edad, pero aparte de eso, un grupo bastante heterogéneo, … feministas de diversos tipos. Una había trabajado durante años en el Centro Hormel en SF; otra había sido profesora de Estudios de Mujeres y Género. Soy una estudiosa independiente de la historia mundial de la mujer, y llegué con mi camiseta «Hermanas en solidaridad» del Día Internacional de la Mujer en Richmond. Otras dos mujeres llevaban camisetas de Dyke March, «Lesbianas resisten», de años anteriores. (No estoy describiendo a todas porque ser llamada TERF tiene serias consecuencias en la vida y no es mi intención exponer a nadie).
Quería ver cómo sería caminar en esta marcha, como una vieja feminista lesbiana. Lo digo con orgullo, junto con el costo que he pagado por ser una lesbiana butch resistente al género en el transcurso de mi vida. Estuve en la primera Marcha de las lesbianas, que las feministas lesbianas organizaron porque el Orgullo Gay estaba dominado por los hombres y asistí a muchas otras. Conozco a algunas de las mujeres que han trabajado en Dyke March a lo largo de los años. Pero esta marcha había dejado de parecer un espacio acogedor o seguro para las lesbianas. El año pasado, una mujer queer llevaba una camisa ensangrentada que decía «I Punch TERFs» a la marcha (y una mujer trans, más famosa, la llevó al Orgullo GLBTQ). Nadie parece haberse opuesto a que esta amenaza misógina se use en una marcha de lesbianas.
Cuatro mujeres llevaban carteles, incluyendo Orgullosa de ser lesbiana / Visibilidad lésbica / Lesbianas no Queers. Habíamos discutido sobre los carteles en los correos electrónicos intercambiados entre las lesbianas invitadas a la marcha. Yo había advertido de no llevar signos de provocación o confrontación (conociendo el clima en San Francisco) y pensé que estábamos de acuerdo en eso. Pero estas mujeres no entendieron el mensaje, y todas pagamos el precio por ello. El punto radiactivo fue una cartel de protesta por el uso de bloqueadores de la pubertad con efectos secundarios dañinos en los niños, la mayoría de los cuales resultarán ser lesbianas o gays. Este tema de medicalizar el género es literalmente innombrable ahora. Cualquiera que cuestione la institucionalización de los bloqueadores de la pubertad en los niños es acusado de «transfobia».
Sin embargo, algunas mujeres destransicionadas lo han comparado con la «terapia de conversión» para jóvenes lesbianas y homosexuales. Esas mujeres querían hablar a favor de las jóvenes lesbianas en riesgo y de cualquier adolescente que pudiera sufrir efectos secundarios graves por drogas como Lupron. (Usado como bloqueador de la pubertad aunque es un medicamento para el cáncer de próstata) Sabía que era peligroso llevar tal señal en San Francisco, y había tratado de evitar que eso sucediera. (Las mujeres también lo sabían; mantuvieron los carteles envueltos en bolsas de basura en BART.) …
Todas las viejas lesbianas de nuestro grupo fueron rápidamente rodeadas, acosadas con cánticos de «¡TERFs vete a casa!» y el odio nos acompañó durante todo el curso de la marcha. Los jóvenes queers nos insultaron, acosaron y se apiñaron sobre nosotras.
La mayoría de ellos se negaron a hablar con nosotras, solo cantaban, insultaban, gritaban. A veces, una persona con un megáfono lo apuntaba deliberadamente a nuestros oídos. Peor aún, los asaltantes arrojaron al suelo a dos lesbianas con carteles, a una de ellas tres veces, a la otra, que caminaba con un bastón, una vez. Los atacantes las empujaron, las hicieron tropezar y les pisaron los talones deliberadamente, repetidamente. (Más tarde afirmaron que las lesbianas se habían tropezado con sus propios pies). Esas mujeres no levantaron una mano contra nadie; no hicieron más que defenderse de la gente que las atacaba y atacaba.
Caminaba detrás de estos portadores de carteles, trataban de evitar que la gente se metiera en su espacio personal, derribándolos y gritándoles: «¡la transfobia tiene que desaparecer!», A todas nosotras, de quienes no sabían nada.  Nos pintaron  a todas con la misma brocha de TERFs, y también nos habrían emplumado. He estado en muchas marchas, incluidas las peligrosas, pero este fue el episodio más cruel que he experimentado en mi vida. Los jóvenes manifestantes queer dirigieron su hostilidad concentrada a las viejas manifestantes lesbianas durante casi todo el curso del desfile. Una mujer dijo que estaba más asustada entonces, con esta multitud que nos rodeaba, que cuando la policía la había perseguido con ametralladoras en su país de origen.
Pero no dejaré que ninguna lesbiana sea pisoteada, y menos aún en una Dyke March que se supone que es un lugar seguro. Eso no es lo que somos en la cultura lésbica, no es cómo lidiamos con nuestras diferencias, que son muchas. Hice lo mejor que pude para evitar que esas mujeres fueran agredidas y literalmente las cubrí las espaldas. Muchas personas ignoraron lo que estaba sucediendo, y solo una persona de la multitud salió en su defensa: una butch con una gorra de NCLR que intervino desde el costado y despejó el espacio alrededor de las mujeres atacadas. Ninguna de nosotras la conocía. Más tarde me dijo que defendía el juego limpio y la libertad de expresión, y cuando vio que las lesbianas eran acosadas y empujadas, no dudó en intervenir.
Al principio pensé que la gorra de la Sra. NCLR, que vestía de negro, era del equipo de seguridad de la Marcha. Pero el personal de seguridad desapareció durante la mayor parte de las situaciones violentas. Vinieron después del primer asalto, pero después se mantuvieron alejados y dejaron que todo sucediera. Aparentemente no estaban dispuestos a proteger a las lesbianas que consideraban TERF. Y esto en sí mismo fue un borrado, una proyección demoníaca sobre todo un grupo de viejas lesbianas, basada en la culpa por asociación y el estereotipo TERF. Ya sea que estés de acuerdo con ellas o no, esas mujeres fueron valientes y llevaron sus carteles rotos durante toda la marcha.
Al final, unas 40-50 personas se habían reunido en un semicírculo frente a nosotras, cantando su odio. Sus caras eran violentas y hostiles, creyendo que tenían razón en actuar así hacia las lesbianas que no conocían, cuya postura política no conocían. Nos convertimos en el otro enemigo.
Hoy es así en Estados Unidos, y no es solo desde la derecha. Ha estado sucediendo en la izquierda, en la academia y en muchos otros espacios supuestamente «progresivos», durante mucho tiempo. La gente sigue fingiendo que TERF es un término descriptivo neutral, incluso cuando se usa en abuso verbal, en insultos sexistas clásicos y cada vez más en ataques físicos contra mujeres. El «coño TERF» también se ha lanzado contra las mujeres transexuales críticas de género, en lugar del insulto más habitual de «truscum» («auténtica escoria»).
Antes de que terminara la marcha, salimos a la acera e intentamos evitar que nos siguieran y volvimos una vez que estuvimos lejos de la multitud.
Algunas de nosotras sabíamos lo que le había pasado a una lesbiana en St. Louis el mes anterior. Sus antagonistas la sacaron de un bar en St Louis como TERF, y luego la emboscaron, tres contra uno, y la golpearon. Los delincuentes se jactaban de ello en Twitter, bromeando acerca de cómo «esta noche era jodidamente salvaje», y se regodeaban de haber arruinado la cara de la lesbiana.  http://www.afterellen.com/general-news/559907-queer-identified-women-jump-lesbian-outside-of-a-drag-show#xF7SCoHpihsY4ARq.01 ]

Después de SF Dyke March, se lanzaron acusaciones y difamaciones contra todas nosotras. Las mentiras sobre lo que sucedió proliferaron en las redes sociales y fueron seguidas de difamaciones en la prensa queer. Al estilo Trump, los atacantes se hicieron pasar por las verdaderas víctimas, cambiando la verdad. Las lesbianas agredidas fueron acusadas de ser violentas y de iniciar realmente los ataques físicos cometidos contra ellas. Como enemigos designados, debian ser culpables de la violencia cometida contra ellas. No tenían derecho a defenderse, y su no violencia no importó, porque fue negada. Todas las mujeres, no solo las portadoras de carteles, fueron señaladas y nuestras fotos de perfil se publicaron en las redes sociales. Un tweet se tituló «Conoce tus terfs».

La declaración de SF Dyke March alardea de su supuesta inclusión de todas las lesbianas (incluso si colocan a las lesbianas en el sexto rango de las nombradas como lesbianas), pero acosaron deliberadamente a todas las lesbianas  después de la marcha del 23 de junio. Publicaron una cuenta difamatoria en su página de Facebook, al igual que el Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas. El comité de Dyke March, el NCLR y la prensa queer asumieron que nuestro grupo era el culpable de las amenazas y asaltos que sufrimos. Presumieron que merecíamos todo el odio que nos arrojaban las personas que no sabían nada sobre nosotras, nuestros años de activismo o nuestras posiciones políticas. Trataron a las viejas lesbianas, la mayoría de las cuales no portaban ningún signo, como una fuerza alienígena hostil que tenía que ser denunciada, rechazada y expulsada.
Porque ese es el poder macartista del TERFing.
Una vez que una mujer es marcada con el epíteto TERF, pierde toda credibilidad. Nadie escuchará una palabra suya después de eso; no tiene derecho a hablar. Se convierte en un objetivo que debe ser expulsada y linchada públicamente. Los que simpatizan con ella se callan, se horrorizan, se desconciertan, porque no pueden encontrar una manera de romper el frenesí sin ser acusados ​​y vilipendiados.
Este es un comportamiento de caza de brujas. Es lo opuesto a la «inclusión» proclamada en la promoción de Dyke March […] Teníamos todo el derecho a estar allí, libres de hostigamiento o amenaza, y no nos inclinamos ante la intolerancia desatada contra nosotras.
Pero las organizaciones queer repitieron las mentiras sobre lo que sucedió, y las distorsiones crecieron. En Twitter, el bastón con cabeza de conejo llevado por una lesbiana con problemas de movilidad se convirtió en «un arma peligrosa» «que podría infligir daños graves». Debe haber traído el bastón con la intención de atacar a las trans!!! pero en realidad fue la lesbiana la derribada. Cuando la Sra. con la gorra del NCLR se acercó, tomó el bastón y lo giró para alejar a los atacantes, lo convirtieron en un ataque. Algunos afirmaron que la mujer discapacitada  había «atacado» a las personas. Pero el bastón era solo una ayuda para caminar, no como los bates y las hachas con las que desfilan los Degenderettes (activistas transgeneristas)

El Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas (!) Se subió al carro: «Recientemente supimos que en la Marcha de las lesbianas de San Francisco del sábado, un pequeño grupo de aproximadamente 12 personas coreó consignas transfóbicas y hostigó y amenazó violentamente a otros manifestantes …» Escribí un corrección en la página de Facebook de NCLR: “No podría estar más equivocado sobre lo que sucedió aquí. Estuve allí e intenté proteger a dos mujeres que portaban carteles para que no las pisotearan. Seguían diciendo que no somos violentas, una y otra vez; una mujer respondió: «SEREMOS, puta».
Pero soy una vieja butch de la clase trabajadora, y como le dije a esa mujer, y a algunos de los otros que me gritaron: «He sobrevivido a peores cosas que tú». ¿Qué les hace pensar que pueden convertirme en un objetivo? Mirándolos, dudo que alguno de ellos haya sido atacado en las calles por no ser conforme con su género. También dudo que en las ocasiones en que los hombres intentaron atacarme les importara si era lesbiana o trans. Gran parte de la agresión trata de cómo te ve el mundo, no de «cómo te identificas». Quienes nos atacan no entienden que están atacando a las atacadas, a mujeres que se han enfrentado al oprobio toda la vida.
[…]
Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad