Desmontamos, con referencias y vínculos a fuentes autorizadas, los embustes contenidos en el artículo que, a doble página, publica hoy, 3 de diciembre, El País sobre los tratamientos médicos, farmacológicos y quirúrgicos a menores y adolescentes autodeterminados como trans en EEUU.

“No podemos vivir aquí: el éxodo de las familias con menores trans de los feudos republicanos en Estados Unidos”.

Así titula hoy El País. Y la elección de la terminología anuncia ya las muchas manipulaciones del artículo.

Éxodo. Emigración de un pueblo o de una muchedumbre de personas. RAE.

Toda esa muchedumbre queda reducida en el reportaje a un solo caso. El caso de una familia que se ha ido de Misuri sin que esté muy claro por qué. Porque en el mismo artículo se especifica que La recién aprobada ley SB49 prohíbe a los menores de Misuri la cirugía de cambio de sexo, así como los “cuidados de afirmación de género”, salvo si esos tratamientos, como en el caso de Levi, habían comenzado antes de que la norma entrara en vigor en agosto”.

No es un éxodo. Es una mudanza. Y la ley, como reconoce el periódico, permite que los tratamientos continúen una vez iniciados.

Es la primera mentira de muchas.

Segunda mentira: “La decena de fuentes médicas consultadas para este reportaje coincidió en que en muy raras ocasiones se recurre a la cirugía en el caso de los niños y adolescentes”.

No sabemos qué fuentes médicas son las no citadas. Sí sabemos que del total de cirugías genitales realizadas en EEUU entre 2016 y 2019, un 8% se realizaron a menores de entre 12 y 18 años.

https://contraelborradodelasmujeres.org/las-cirugias-de-afirmacion-de-genero-casi-se-triplicaron-de-2016-a-2019/

También sabemos que el número de «cirugías pectorales» entre los adolescentes «trans» (12 a 17 años) de EEUU se disparó un 389% de 2016 a 2019.

https://contraelborradodelasmujeres.org/las-dobles-mastectomias-en-adolescentes-crecen-un-389-en-tres-anos-en-eeuu/

Tercera mentira: Kumar definió como “reversibles” los efectos de “la mayoría” de los tratamientos hormonales y de los bloqueadores de la pubertad, aprobados hace 30 años por la agencia del medicamento estadounidense para detener el desarrollo precoz. [En algunos países, como el Reino Unido, la sanidad pública ha dejado recientemente de prescribirlos para tratar la disforia de género]”.

La United States Food and Drugs Administration considera a los bloqueadores de la pubertad off label para el tratamiento de la disforia de género. Es decir, nunca ha evaluado la seguridad y eficacia de los bloqueadores de la pubertad para ese uso:

https://contraelborradodelasmujeres.org/eeuu-peticion-ciudadana-para-abordar-el-uso-off-label-de-bloqueadores-de-la-pubertad-en-menores/

Cuarta mentira:

Pese a lo que afirma El País, los efectos de los tratamientos hormonales de sexo cruzado NO son reversibles. Muchos de los efectos de los bloqueadores de la pubertad NO son reversibles. Se sabe con certeza que estos últimos disminuyen la densidad ósea, afectan al desarrollo de los genitales y se sospecha que pueden tener incidencia en el desarrollo cerebral: la pubertad es una fase del desarrollo. No se puede prescindir de ella sin consecuencias.

El NHS, la sanidad pública británica, ha concluido que no hay suficiente evidencia para apoyar la seguridad, efectividad clínica y rentabilidad de las Hormonas Supresoras de la Pubertad para que el tratamiento esté disponible de forma rutinaria en este momento.

https://contraelborradodelasmujeres.org/nhs-no-hay-evidencias-para-apoyar-las-hormonas-supresoras-de-la-pubertad/

Por eso ha puesto fin al uso de bloqueadores: https://contraelborradodelasmujeres.org/inglaterra-pone-fin-a-los-bloqueadores-de-la-pubertad/

Lo mismo han concluido las autoridades sanitarias de Suecia

https://contraelborradodelasmujeres.org/suecia-pone-fin-al-uso-de-bloqueadores-de-la-pubertad-para-menores-de-16-anos/

Noruega

https://contraelborradodelasmujeres.org/noruega-los-bloqueadores-de-la-pubertad-son-experimentales/

O Finlandia:

https://contraelborradodelasmujeres.org/finlandia-prioriza-la-psicoterapia-sobre-las-hormonas-y-rechaza-las-cirugias-para-los-menores-con-disforia-de-genero/

Respecto a las hormonas de sexo cruzado (testosterona y estrógenos) se sabe que, entre otros muchos efectos, provocan infertilidad irreversible, disfunciones sexuales y aumentan los riesgos de patologías cardiovasculares y cerebrales.

https://www.mayoclinic.org/es/tests-procedures/feminizing-hormone-therapy/about/pac-20385096

https://www.mayoclinic.org/es/tests-procedures/masculinizing-hormone-therapy/about/pac-20385099

Quinta mentira:

“Pese al criterio de los expertos en Estados Unidos, la legislación antitrans avanza imparable”.

Una legislación que quiere proteger a los menores de medicación experimental y de cirugías irreversibles no es antitrans.

“Según la organización de defensa de las libertades civiles ACLU, esos parlamentos han aprobado en el último curso 84 normas que recortan los derechos LGTBI de un total de 506 a las que le siguen la pista (43, solo en Misuri). Estas se dividen en cuatro grandes grupos: las que prohíben los tratamientos médicos o la transición social a menores; las que impiden escoger el baño en función de la identidad de género; las que obligan a practicar deportes según el género biológico y las del ámbito educativo, que, por ejemplo, prohíben la enseñanza de orientación sexual en los colegios, vetan en los currículos libros que traten el tema u obligan a los profesores a decir a los padres si sus hijos han anunciado en la escuela que cambian de nombre o los pronombres con los que quieren ser tratados en clase”.

Como recoge El País, es la misma legislación que quiere impedir que los varones participen en competiciones deportivas femeninas o que usen los espacios seguros de las mujeres, como vestuarios, cárceles de mujeres o refugios para violadas. La misma legislación que considera que los colegios deben informar a los progenitores antes de cambiar el nombre a sus hijas e hijos y que quiere poner coto a la presencia del transactivismo en las escuelas.

Estas medidas no recortan derechos LGTBI. Protegen a las mujeres y a la infancia.

Citar a ACLU como fuente es poco serio. La Unión Americana de Libertades Civiles es hoy una organización volcada en litigios estratégicos para que las leyes permitan a los varones transidentificados competir en el deporte contra mujeres o que puedan usar los espacios seguros de las mujeres.

Sexta mentira:

“No administrar [hormonas para la reafirmación de género], aseguran, puede sumir a los adolescentes en la depresión o incluso llevarlos al suicidio”.

El mito del suicidio, utilizado para convencer a progenitores reacios a hormonar a sus hijas e hijos, ya ha sido desmentido por investigaciones recientes:

https://contraelborradodelasmujeres.org/nueva-revision-los-bloqueadores-de-la-pubertad-no-mejoran-la-salud-mental/

Los datos de suicidios de personas trans de los que muchos hablan y nadie conoce

 

Una séptima mentira… y una infamia:

Dice El País: la lucha de los activistas contra el aborto va de la mano de la de quienes cuestionan los derechos de las personas trans”.

Es más que un embuste. Asociar la denuncia de estos experimentos que dañan y mutilan a la adolescencia con la oposición al derecho al aborto no solo es falso; es una infamia. Tenemos que recordar a El País que en España las activistas que lucharon a favor del aborto legal son las mismas que están denunciando el daño que hace el transgenerismo a menores y adolescentes y los destrozos sobre los derechos de las mujeres.

Es responsabilidad de un medio como El País abordar estos asuntos desde la objetividad, la imparcialidad, utilizando solo fuentes autorizadas y, por deferencia hacia sus lectores, identificando como tales a las fuentes transactivistas, las únicas consultadas.

Al no hacerlo así, El País está engañando a sus lectores.

Todos los vínculos incluidos remiten a las fuentes originales en inglés.

Alianza Contra el Borrado de las Mujeres.

Comparte esto:
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad